Libero.pe

Histórico. Es la palabra que define lo que hizo el Atlético de Madrid en Anfield, frente a un Liverpool que salió a comérselo desde el primer minuto y al que le afectó bastante la lesión de Alisson. Los colchoneros consiguieron una épica clasificación en un estadio que estaba repleto, siendo de los pocos con público en esta fecha de Champions League. El primer tiempo, al igual que todo el partido, fue del Liverpool. Los ataques del conjunto local fueron constantes en todo momento, pero se encontraron con una muralla llamada Jan Oblak. Recién a los 44’ llegaría el primero para los ‘reds’, cuando un cabezazo de Wijnaldum contra el césped logró vencer al gigante esloveno, para decretar el 1-0 que seguiría hasta el descanso.

La segunda parte sería frustrante para los locales, la pelota nunca entró y Oblak se hizo cada vez más grande. Sobre el final le anularon un gol a Saúl, que desató la alegría efímera de los colchoneros Comenzó el primer tiempo extra y arrancó lo épico. A los 93’ apareció Roberto Firmino para colocar el 2-0 y hacer estallar Anfield, que en ese momento no imaginaba ni en sus más terribles pesadillas lo que estaba a punto de ocurrir. Tan solo 4 minutos después, apareció Llorente, tras un garrafal error de Adrián, para decretar el descuento que clasificaba al Atlético, pero que dejaba con vida al Liverpool. Sin embargo, a poco de finalizar el primer tiempo del alargue, llegó el segundo para los colchoneros. Apareció nuevamente Llorente, quien en una contra rojiblanca le llegó a pegar desde fuera del área y la redonda se metió hasta el fondo del arco de Adrián, que tuvo una floja reacción y, en ese momento, todo Anfield extrañaba a Alisson.