• Por ese motivo, la zona industrial de Ocotlán es un caos vial todos los días

Martín Gutiérrez/@martinreportero

La ineptitud del edil de Coronango Gerardo Sánchez ya rebasó la paciencia de los habitantes de San Francisco Ocotlán por la obra inconclusa de la relaminación de la calle Tlaxcala que da acceso a la zona industrial del municipio.

Desde hace cuatro meses, tres accesos importantes a los corredores industriales y que conectan con la autopista México-Puebla y los municipios de Coronango y Cuautlancingo, están paralizados por la repavimentación de un pequeño tramo de la avenida Tlaxcala en la junta auxiliar de San Francisco Ocotlán, municipio de Coronango.

Se trata de una obra por la que comenzaron a levantar el pavimento a inicios de este 2022 y, por el mes de marzo se cerró, bloqueando las calles Mirador y Camino Nacional.

Los trabajos los realiza el gobierno del perredista Gerardo Sánchez Aguilar. En la zona no hay señalética ni advertencias para dónde desviarse. Los más afectados son empleados y transportistas de varias empresas ubicadas en este corredor que colinda con Cuautlancingo.

Automovilistas que antes desviaban en menos de 5 minutos por la lateral de la autopista México-Puebla a la avenida Tlaxcala para salir para Cuautlancingo o la zona de Cuatro Caminos, se demoran más de media hora para llegar a sus destinos.

Pese a que a diario pasan cientos de camiones de carga pesada y desquician las calles aledañas por lo estrechas que se encuentran, no hay para cuándo concluya la repavimentación de 420 metros lineales.

Vecinos reclaman al edil Gerardo Sánchez  que termine la obra y reabra las tres calles que cerró para echar concreto en una pequeña parte de la avenida Tlaxcala.