La fiscalía General del Estado de Puebla informó que, como resultado de la operación Encrucijada, el fin de semana puso a disposición del Juez de Control al alcalde, así como a cinco policías del municipio de Atzitzintla, mismos que fueron internados en Tepexi.

Indicó que durante la investigación obtuvo datos y pruebas que permiten establecer el involucramiento de autoridades municipales de dicha localidad con el grupo delictivo del Bukanas.

 

La dependencia estatal señaló que a los policías municipales se les imputa el delito de asociación delictuosa y desaparición forzada de los tres agentes de la policía ministerial adscritos a la Unidad de Secuestros.

Detalló que también fueron puestos a disposición del Juez de Control 65 asegurados en el operativo, al cumplirse el término para determinar su situación jurídica; por el que 12 personas más fueron puestas en libertad con las reservas de ley y ocho menores entregados a sus familiares.

Refirió que “Encrucijada” se extendió en San José Cuyachapa y el punto denominado La Encrucijada, lugares de influencia de este grupo delictivo; en donde logró asegurar a 87 personas, 20 fusiles de asalto, siete armas cortas, tres granadas, 19 chalecos antibalas, cinco chalecos tácticos y 39 vehículos.

La Fiscalía estatal puntualizó que continúa con las investigaciones contra los imputados, al encontrarse relacionados en otros hechos ilícitos como violación a la ley Federal para prevenir y sancionar los delitos en materia de hidrocarburos.

Además la dependencia los implica en homicidios, acopio de armas, portación de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea, asociación delictuosa, espionaje a autoridades de seguridad pública y procuración de justicia; así como agresión a elementos de la Agencia Estatal de Investigación entre otros.

Texto publicado originalmente en: Terra Noticias