Dicha petición fue solicitada por el gobernador Tony Gali para ceder el inmueble a un particular

Dulce Gómez

La Comisión de Hacienda y Patrimonio Municipal, del Congreso del Estado, declaró improcedente la enajenación del inmueble ubicado en Avenida Reforma 710, en el Centro Histórico, que solicitó durante la Legislatura pasada el gobernador José Antonio Gali Fayad para cederlo a un particular. En la sesión de este día, los diputados integrantes de esa comisión declararon que el inmueble no podría ser enajenado, y por ello, aprobaron además enviar un exhorto al Gobierno del Estado para que el espacio que albergaba las instalaciones del Instituto para la Asistencia Pública del Estado de Puebla (Iapep), pase a ser propiedad de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y se destine a fines académicos.

El presidente de la Mesa Directiva del Congreso, y también de la Comisión Inspectora, José Juan Espinosa Torres, señaló que en la reunión que sostuvo el rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, con integrantes del bloque Juntos Haremos Historia, el académico les informó que ya hay un proyecto avanzado, y la universidad tiene las condiciones operativas y financieras para restaurar el edificio y convertirlo en un espacio para los ciudadanos. “Que sea donado a la BUAP, hace unos días nos reunimos los coordinadores de las tres fuerzas políticas con el señor rector, le hicimos esta propuesta, fue aceptada y la universidad está en condiciones financieras, operativas y humanas para que el edificio en Reforma 710 se use como un centro promotor de la cultura, del arte, así como para beneficiar no solamente a la comunidad universitaria de la BUAP, sino abrirlo para los municipios de la zona metropolitana”, dijo.

El inmueble de Reforma 710 estuvo sujeto a una posible enajenación, a petición del gobernador Antonio Gali Fayad al Congreso durante la LIX Legislatura, situación que derivó en una movilización de los entonces diputados y regidores electos para pedir que no se tocara este edificio histórico, también conocido como el Antiguo Hospicio del Estado. Dada la premura de la solicitud, los diputados de la pasada Legislatura no lograron ejecutar la enajenación y el dictamen fue heredado al actual Congreso que dio la espalda a esta solicitud.