Por: Marisol Córdoba

 

El presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política en el Congreso local, Carlos Martínez Amador, aseveró que los diputados locales que solicitaron licencia no gozan de “la dieta”-de más de 60 mil pesos-, sin embargo, al solicitar su permiso por un periodo no mayor a 30 días, no se llama al suplente, lo cual ocasiona que la curul quede vacía.

“En cuanto ellos piden licencia, dejan de percibir su salario, ya se verá si la solicitan de manera definitiva o deciden regresar”, dijo.

Cabe resaltar que, al menos 11 legisladores locales solicitaron licencia, pero en cuanto los partidos definan las candidaturas a las diputaciones federales, deberán solicitarla de manera definitiva, toda vez que dejen su curul vacía.

Al respecto,Martínez Amador rechazó que dichas solicitudes dejen en inoperatividad al legislativo local para sacar las iniciativas pendientes y el trabajo en comisiones, esto, después de que la bancada del PRI sólo se quedará con cinco integrantes y el PAN,se quedará con un poco más de la mitad de los integrantes.No obstante, desde la semana pasada no hay comisiones en el Congreso local, y si las llevan a cabo, no se notifican de manera pública. Cabe destacar que la pasada sesión duró poco menos de una hora y, de los 41 diputados, sólo asistieron 25.

En dicho aspecto, comentó: “No hay parálisis legislativa, se está trabajando en comisiones y se presentarán puntos de acuerdo”, expuso.

Cabe hacer mención que los legisladores reciben un salario mensual de 61 mil 724 pesos que, tras aplicar impuestos, se quedan con 55 mil 683 pesos.