Huffington Post

Las instalaciones fotovoltaicas (paneles solares) son las protagonistas. La tecnología para aprovechar la luz del solar y generar con ella energía eléctrica está en auge. Al menos en 2017 se registró una inversión récord en las instalaciones fotovoltaicas (paneles solares) en donde China queda como gran protagonista. Pero no es el único: México y otros países figuran también como casos emblemáticos.

Cifras de Bloomberg New Energy Finance muestran que la inversión solar a nivel mundial en 2017 fue de 160 mil 800 millones de dólares una cifra que es 18 por ciento más que en 2016. Y sí, poco más de la mitad de esta cantidad se gastó en China. Pero México no se queda atrás. De acuerdo con el reporte, en el país se invirtieron seis mil 200 millones de dólares en energía verde durante el 2017, una cifra que, aunque pareciera muy baja comparada con otros países, es 516 por ciento más que en 2016.

La energía solar es la más popular: lo que los países están invirtiendo en ella equivale a 48% de la inversión total global en energías limpias. Los dos mayores proyectos solares del año pasado fueron de Emiratos Árabes Unidos: la planta de 1.2GW Marubeni JinkoSolar y Adwea Sweihan, con una inversión de 899 millones de dólares. la instalación de 800MW Sheikh Mohammed Bin Rashid Al Maktoum III, con una inversión de 968 mdd

La energía eólica fue el segundo sector con las mayores inversiones en 2017, con un valor de 107 mil 200 millones de dólares. El proyecto más emblemático fue la American Electric Power en Estados Unidos, que respaldaría el proyecto 2GW Oklahoma Wind Catcher con una inversión de dos mil 900 millones de dólares.

El tercer sector más grande fue el de las tecnologías de energía inteligente, como los contadores inteligentes y almacenamiento de batería, así como redes inteligentes y de almacenamiento y vehículos eléctricos.

Por otra parte, China figura como el país que más está apostando a las tecnologías fotovoltaicas, prueba de ello es que en 2017 invirtió 58% más en este rubro, comparado con un año anterior, con un estimado de 53GW de capacidad fotovoltaica contra los 30GW del 2016. ¿Por qué el interés? Justin Wu, jefe de Asia-Pacífico para Bloomberg New Energy Finance explica que son dos razones: presión de la industria y costos.

Por un lado, los reguladores de China, bajo presión de la industria, no frenaron la construcción de proyectos de gran escala, pese al bajo otorgamiento de subsidios y el empeoramiento del vertimiento de energía. La razón: confían en que se el gobierno les asignará un subsidio en los próximos años. Y por el otro, debido a que el costo de la energía solar está bajando en el país, infinidad de consumidores están instalando paneles solares para satisfacer su propia demanda: desde azoteas hasta parques industriales y todo tipo de instalaciones.