Los municipios de Acajete, Tepeaca, Acatzingo, Quecholac, Palmar de Bravo y Tecamachalco, que forman parte de la región del llamado “triángulo rojo” por el robo de combustible, serán vigilados por 500 elementos de la Policía Militar.

Este jueves el gobernador del estado,  José Antonio Gali Fayad, reunió a los presidentes municipales de estas demarcaciones y les informó que no dudara en hacer valer el uso legítimo de la fuerza cuando los delincuentes pretendan socavar la paz y integridad.

Al presentar a los policías militares, destacó que durante los primeros 40 días de su gobierno se han asegurado 327 mil litros de hidrocarburo, recuperado 284 vehículos, se ha detenido a un agente del Ministerio Público y a un presidente municipal, el de Atzitzintla, José Isaías Velázquez Reyes.

“Se detuvo a un ministerio público como anteriormente se detuvo a un presidente municipal. Esto quiere decir: nadie por encima de la ley”, dijo el mandatario la mañana de este jueves en la explanada del Centro Integral de Servicios.

En el arranque del operativo Puebla Segura, el titular del ejecutivo señaló que esta estrategia tiene como objetivo atender delitos de alto impacto económico y social, que van desde el robo a transeúntes y pequeños negocios, hasta el de combustible.

Luego de agradecer a los 500 nuevos elementos, Gali Fayad informó que como parte de las estrategias en seguridad, se creó la Coordinación Especializada para Prevenir la Violencia contra las Mujeres, se instaló el Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia, se inició el operativo Escudo Zaragoza, además de que se colocaron botones de pánico en el transporte público.

La presencia de los nuevos elementos de la Policía Militar también se hará notar en la ciudad de Puebla, por lo que a nombre de los alcaldes, el presidente municipal de la capital, Luis Banck Serrato, reconoció que el nuevo gobierno busca fortalecer la seguridad ante el crimen en el estado, como es el robo de combustible.

En el acto público estuvo presente el Comandante de la 25 Zona Militar, Raúl Gámez Segovia, quien refirió que sólo acatando las normas jurídicas se dan las condiciones para generar seguridad y progreso.

Luego, ratificó la disposición de fortalecer la seguridad en el estado mediante el respaldo del Ejército y la Fuerza Aérea, ante cualquier circunstancia.

 

 

Texto publicado originalmente en: Vanguardia

200 AÑOS DEL CHILE EN NOGADA