El descubrimiento fue realizado por el INAH.

Por: Jhosebeth Castillo.
Fueron los expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) quienes presentaron el más reciente descubrimiento del equipo de Gran Acuífero Maya (GAM).

En el santuario subterráneo de Balamkú, mejor conocido como “Cueva del Jaguar”, sitio que fue descubierto en 1996 por ejidatarios de la comunidad de San Felipe y tapiado por recomendación del arqueólogo Víctor Segovia Pinto poco después de su descubrimiento.  

De acuerdo con los expertos que entraron a la cueva ubicada al este del Templo de Kukulkán a 24 metros de profundidad, los objetos se encuentran en “extraordinario estado de preservación”, además Guillermo de Anda, investigador de la Coordinación Nacional de Arqueología del INAH dijo que la cueva y todos sus elementos se encuentra intactos debido a lo complicado que es acceder a ella.