Los restos descubiertos en una cueva de Guattari, pertenecen a la especie Homo Neandertal, además de otros pertenecientes al yacimiento paleolítico

 

Odemaris González

 

El Ministerio de Cultura de Italia dio a conocer ayer un informe sobre el hallazgo de restos pertenecientes a nueve homínidos de la especie extinta Homo Sapiens Neanderthalensis y animales del periodo paleolítico, los cuales fueron encontrados en la cueva de Guattari, una localidad de San Felice Circeo, del centro de Italia. 

Después de más de 80 años del hallazgo de este yacimiento, descubierto en 1938, la Superintendencia de Arqueología de Frosinone y Latina, unidos con la Universidad de Tor Vergata, efectuó un hallazgo excepcional.

En otoño de 2020 se iniciaron las investigaciones, las cuales aún continúan siendo parte de la operación en la cueva de Guattari, la cual toma el nombre de su descubridor, dueño del terreno en el que se encuentra el sitio y el mismo lugar donde en febrero de 1939 se descubrió el primer cráneo.

El profesor de arqueología prehistórica de la Universidad de Tor Vergata, Mario Rodolfo, explico esto como “un entorno absolutamente único”, debido a que después de su derrumbe a causa de un terremoto la entrada se obstruyó hace 60 mil años.

Gracias a los estudios del paleontólogo Alberto Carlo Blanc, se comprendió de inmediato la gran importancia de este sitio, catalogado como uno de los más importantes del Paleolítico Medio Europeo.

Dentro de esta cueva, se ubica, congelado en el tiempo “una extraordinaria base de datos de elementos fósiles, restos de plantas, humanos e incluso animales cuya presencia se desconocía en estas áreas”, donde el hombre Neandertal frecuentaba durante un tiempo que abarca desde hace 300 mil hasta 50 mil años.

En la zona fueron descubiertos varios restos humanos, uno de ellos fue un casquete craneal, fragmento occipital, fragmentos del cráneo, restos de una mandíbula, dos dientes, tres fémures parciales y otros más, los cuales están siendo identificados.

Con los nuevos individuos que han sido reconstruidos por los arqueólogos, se suman once individuos a los que ya habían sido reconstruidos en 1939. Entre estos restos fósiles se ubica el de una mujer y cada uno remonta diferentes épocas (homínidos que vivieron hace 50 y 68 mil años. El más antiguo de éstos estuvo entre las épocas de hace 100 mil y 90 años).

Los restos de animales que también fueron encontrados pertenecen a hienas, las cuales fueron las últimas en usar la cueva como guarida, la utilizaban para arrastrar hasta allí fragmentos de cadáveres de sus presas: uro, un vacuno extinto, rinoceronte, ciervo gigante, cavernas, elefantes y un caballo salvaje.

Añadiendo a la investigación también fueron encontrados carbón vegetal y huesos de animales quemados, esto último da hipótesis a que en esta cueva estuvo un hogar estructurado.