El hallazgo brinda el relato de una historia acerca del pasado en las tierras norteñas del viejo continente

 

Odemaris González

 

Un grupo de arqueólogos descubrió en el paso montañoso de Lendbreen, en el condado de Oppland, Noruega, una caja de madera en perfectas condiciones donde había instrumentales antiguos que revelan cómo vivían las personas al final de la época romana hasta el periodo medieval en esa zona.

Independientemente de que el cambio climático muestra un riesgo para la humanidad, el proceso de derretimiento de los glaciares ha permitido que se revelen regiones que alguna vez estuvieron cubiertas de nieve, como en este caso, donde se halló la caja en perfectas condiciones, la cual sobrevivió por cientos de años cerrada con correas de cuero y que dio la curiosidad a los expertos por el contenido.

No obstante, investigadores del Museo de Historia Cultural de Oslo tuvieron una sorpresa al encontrar que la caja no contenía joyas o importantes documentos, sino una vela elaborada con cera de abejas que se encuentra en perfectas condiciones.

El descubrimiento podría parecer de poca importancia, sin embargo, cuenta una parte de las caminatas anuales que se efectuaban en la montaña, un paso obligado para el comercio.

Los expertos del museo explican que la caja fue construida con pino y a partir del radiocarbono que se usó para su examinación, se piensa que fue construida en los años 1475 y 1635, d.C. Este tipo de cajas eran usadas para el transporte de velas que brindaban calor durante las caminatas y durante las bajas temperaturas de invierno; las velas, para esa época eran muy costosas y significaban la única fuente de luz en la noche.

Además de la vela, también fueron hallados lanzas vikingas, una túnica de lana, raquetas de nieve para caballos, guantes, zapatos, bastones, cuchillos, restos de un perro y sus correas.

200 AÑOS DEL CHILE EN NOGADA