El presidente López Obrador y la vicepresidenta Kamala Harris sostuvieron una reunión en la que el tema fue la crisis migratoria procedente de Centroamérica que tiene como destino Estados Unidos

Expansión Política 

México y Estados Unidos acordaron combatir la migración desde sus causas, pero también crear un grupo especializado para desmantelar las bandas de tráfico de personas, conocidos como “polleros”.

En una reunión de alrededor de dos horas, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, abordaron la crisis migratoria procedente de Centroamérica que tiene como destino Estados Unidos.

“Acordaron establecer un grupo operativo especializado en combatir el tráfico y la trata de personas a través de una metodología que busca compartir información e inteligencia, a fin de identificar, interrumpir y desmantelar redes de contrabando de personas en México”, informó la presidencia de la República a través de un comunicado.

Este martes, el presidente López Obrador recibió en Palacio Nacional a Harris, quien hace unos meses fue nombrada por el presidente Joe Biden como la encargada de dirigir los esfuerzos para reducir el flujo de migrantes.

Ambos políticos presenciaron la firma del “Memorándum de entendimiento con respecto a la cooperación internacional entre el gobierno de los Estados Unidos Mexicanos y el gobierno de los Estados Unidos de América”, que servirá como referencia para profundizar la cooperación internacional para el desarrollo de los países del Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras).

El encuentro entre ambos líderes se da en medio de una crisis migratoria. En abril pasado, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, en inglés) de Estados Unidos, en abril pasado fueron detenidos 178,622 migrantes en la frontera sur.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha asegurado que “los polleros” engañan a los migrantes centroamericanos con la política migratoria que ha impulsado el presidente Biden.

“Los llamados coloquialmente polleros, engañan mucho. Por ejemplo, ahora que hay una política migratoria que va a regularizar la situación de los migrantes en Estados Unidos, paisanos nuestros y también hermanos centroamericanos, se piensa que ya están las puertas abiertas y que de inmediato el gobierno del presidente Bidenva a regularizar a todos los migrantes”, dijo en febrero pasado.

Como parte del acuerdo entre México y Estados Unidos, para ambas naciones será “una prioridad” deshabilitar las organizaciones que trafican con las personas.

Para ello, ambos países se comprometieron, entre otras acciones, a congelar las cuentas bancarias asociadas a grupos criminales que se identifique trafican con personas.

 

COMBATIR LA MIGRACIÓN DESDE SU ORIGEN

 

En el encuentro entre López Obrador y Harris también se acordó que crearán oportunidades de desarrollo para Centroamérica.

Será a través de Sembrando Vida y Jóvenes Construyendo el Futuro que se buscará dar opciones de empleo y apoyos económicos a los ciudadanos de El Salvador, Honduras y Guatemala para que la migración sea opcional y no forzada.

Además, crearán y administrarán un programa en conjunto que les permita medir y mejorar la atención hacia Centroamérica.

Para el sur de México, también se buscarán generar empleos y reducir la desigualdad. Para lo cual, Estados Unidos, buscará inversiones por 250 millones de dólares para esa región del país para fortalecer cadenas de valor del cacao, café y ecoturismo.

Además, la Cooperación Internacional de Finanzas para el Desarrollo (IDFC) de Estados Unidos hará un préstamo para construir viviendas, de las que entre el 40 y el 50% se edificarán en el sur de México.

 

LOS OTROS ACUERDOS

 

Otro de los temas que se abordaron este martes en Palacio Nacional fue el de la seguridad, en el que se comprometieron a trabajar en conjunto para atender los homicidios dolosos y las muertes relacionadas con drogas en ambos lados de la frontera.

“Las organizaciones criminales trasnacionales no reconocen fronteras. Representan una amenaza para todos los pueblos y requieren una respuesta conjunta”.

Las desapariciones en México también formaron parte del dialogo bilateral. Ambos países se comprometieron a ampliar la capacidad forense y ayudar a resolver los más de 82,00 casos de personas desaparecidas en territorio mexicano.

La Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID), la cual en las últimas semanas fue criticada por el presidente Andrés Manuel López Obrador por entregar apoyos a lo que él ha llamado un grupo político opositor Mexicanos Contra la Corrupción, entrenará junto con Departamento estadounidense de Justicia a técnicos de laboratorio y policías para mejorar su capacidad de análisis en cuerpos descompuestos.

Además, el Buró Federal de Investigaciones entrenará a expertos en genética en un nuevo sistema para rastrear información forense y mejorar su capacidad.

Durante la implementación de estas acciones, tanto México como Estados Unidos tienen la posibilidad de realizar de realizar una supervisión de cumplimiento de los proyectos o programas que forman parte del acuerdo, y además acordaron reunirse trimestralmente para el monitoreo y evaluación del acuerdo.

El Memorándum de entendimiento estará vigente por un periodo de tres años y podrá prorrogarse por decisión de ambos gobiernos.