A finales de 1999 Terra era vista como una de las compañías de internet que más prometían para el nuevo milenio, sin embargo, la rápida transformación de la red y la falta de adaptación de sus creadores provocaron que finalmente los servicios de la empresa española cerrarán para siempre.

Mucho antes del llamado boom de las redes sociales, Terra se convirtió en el gran referente de los servicios digitales y de navegación en distintas naciones de habla hispana, además de Brasil, un triunfo que a mediados de la década pasada comenzó a esfumarse.

Terra, filial de Telefónica, cerró durante el último minuto de este viernes toda una época en la historia de internet, no sólo le dijo adiós a su famoso servicio de correo electrónico, sino que también se despidió de sus portales de contenidos.

“Informamos que los servicios de Portal, Chat y Terra Mail gratuito ya no están en funcionamiento. Los demás servicios de Terra siguen activos normalmente. Esta página será redireccionada a Tienda Movistar en 6 segundos”, es el mensaje que ahora aparece al intentar abrir una página Terra.

Telefónica ha explicado que los portales de contenido ya no era un negocio redituable, principalmente por la presencia, casi omnisciente, de las redes sociales, por lo que los servicios de Terra dejaron de operar en Argentina, Chile, Colombia, Perú, Venezuela y México.

Telefónica intentó rescatar una vez más a Terra, por lo que reforzó la parte editorial de los contenidos y rediseñó sus sitios, sin embargo, la apuesta fracasó con la salida de varios redactores, al poco tiempo Terra se convirtió en una empresa de cables oficiales y algunos chismes.

“Terra en tres años valdrá tanto como todo el grupo Telefónica gracias al espectacular crecimiento que están experimentando todas las áreas de negocio vinculadas a internet”, dijo en el año 2000 el presidente de Telefónica, Juan Villalonga, y tenía razón.

Algunos exempleados han señalado que Terra no supo mantener el éxito que alcanzó durante la década pasada, pues la plataforma se convirtió en un negocio de intereses personales, por lo que finalmente cayó del gusto del público.

“Terra no la creó un Mark Zuckerberg que por entonces estrenaba los 15 años y aún no conectaba nada. Terra la crearon cientos de personas. No hay un fundador. Fuimos decenas de fundadores iniciales”, escribió hace poco uno de los fundadores, Juanjo Amorín.

Diversos análisis coinciden en que el principal problema de Terra es que nunca encontró un modelo de negocio sólido, además que intentó que internet se moviera a su ritmo, en lugar que la empresa se moviera a la velocidad de internet.

Texto publicado originalmente por: Reporte Indigo