Huffington Post

Un documento donde la empresa China Railway Construction exige una millonaria compensación al gobierno federal por la cancelación de la licitación para la construcción del tren México-Querétaro, evidencia que Videgaray estuvo presente en el proceso de contratación, que involucra a una empresa a través de la cual compró una casa en Malinalco.

El canciller Luis Videgaray estuvo presuntamente involucrado desde el comienzo en el proceso de licitación del tren México-Querétaro, adjudicado en circunstancias “dudosas” a la empresa China Railway Construction y empresas mexicanas entre las que se encuentra una filial de Grupo Higa, empresa con la cual se vinculó al entonces titular de la Secretaría de Hacienda tras la adquisición de una casa en Malinalco.

De este modo, un nuevo documento publicado por Aristegui Noticias arroja evidencia de que Videgaray estuvo al tanto de todo el proceso de licitación, contrario a lo que la Secretaría de la Función Pública concluyó en la investigación donde exoneró al funcionario por conflicto de interés. En el documento referido, la empresa China Railway Construction buscaba obtener 600 millones de dólares como compensación por la cancelación de la licitación del tren, cifra que representa 11 mil millones de pesos al tipo de cambio vigente en octubre de 2015, fecha que aparece en el documento.

“En septiembre de 2013, el gobierno de México, a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y el gobierno de China, a través de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Reforma, firmaron un Memorando de Entendimiento sobre Promoción de Inversión, basado en los principios de confianza estratégica cooperación integral, beneficio y desarrollo mutuo, y con motivo del cual se creó un grupo de trabajo de alto nivel entre ambos países (el Grupo de Trabajo) enfocado al fortalecimiento de la cooperación en la inversión para proyectos específicos en diversos sectores, entre ellos de infraestructura, cuyo proyecto principal fue el Tren de Alta Velocidad México-Querétaro”, se lee en el escrito.

De este modo, Videgaray participó como titular de la SHCP en un grupo de negociaciones con el consorcio chino 11 meses antes de que la SCT emitiera la licitación para la construcción del tren. Una licitación que el gobierno federal decidió cancelar ante las “dudas” y señalamientos de corrupción, luego de que el consorcio formado por China Railway Construction y un conjunto de empresas mexicanas (GIA+A, Constructora Teya, Prodemex y GHP Infraestructura) la ganara sin que hubiera más competidores.

Tres días antes de que el gobierno federal decidiera cancelar la licitación, senadores del PAN acusaron al gobierno de Enrique Peña Nieto de haber dotado de información privilegiada a uno de los competidores, lo cual habría provocado que los otros contendientes prefirieran declinar y desertar del concurso “antes que avalar un proceso amañado”.

“De ser así, se ha amañado un proyecto multimillonario con el fin de favorecer a los dueños de las empresas y habría que preguntar quién benefició con esa información que colocó en clara desventaja a todos los demás proponentes, que se vieron obligados a desistir de su participación en la licitación”, señaló el entonces senador Javier Corral Jurado durante la reunión de trabajo que sostuvieron senadores con el titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, en noviembre de 2014.

Las irregularidades vinculadas a la licitación del tren México-Querétaro, tras la investigación sobre la Casa Blanca de Peña Nieto, en la cual se documentaron presuntos conflictos de interés entre el presidente Enrique Peña Nieto y una de las empresas mexicanas beneficiadas con la cuestionada licitación: Constructora Teya, filial de Grupo Higa, empresa que construyó la propiedad donde vivió la familia del presidente. Un caso de corrupción que marcó el sexenio de Peña Nieto.