Huffignton Post

En tiempos electorales, las autoridades les han fallado a los afectados por el sismo: no hay censo, ni plan de reconstrucción, no hay Comisión de Reconstrucción y afectados siguen durmiendo en campamentos. Esto, porque varios delegados han dejado el cargo y se habla de la posible salida del jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera. Mancera convirtió a los damnificados en deudores cuando el mejor ejemplo de cómo se pueden hacer las cosas bien es el sismo de 1985, después del cual se construyeron 35 mil viviendas con fondos públicos”, dijo Sergio González, del Observatorio de la Colonia Juárez y 06600 Plataforma Vecinal. Asegura que la Ley de Reconstrucción, que permite construir 35% de espacio adicional en los edificios, es “la ambición de las inmobiliarias convertida en ley”. Y narró que seis meses antes del sismo, organizaciones sociales realizaron mesas de diálogo con urbanistas e inmobiliarias “el discurso de las inmobiliarias era lograr una ciudad compacta, vertical, densa y la ley de reconstrucción, es eso”. El Gobierno de la Ciudad que encabeza Mancera ha venido actuando por inercia y eso le ha impedido dar una respuesta certera… hoy se han agudizado los problemas de la población afectada y urge resolver la situación inmediata de las personas damnificadas”, agregó el senador Alejandro Encinas.