170 carpas fueron instaladas, sin embargo, locatarios del mercado se mantienen en guardia para evitar esta remodelación, de la cual aseguran es un capricho de la alcaldesa

Dulce Gómez/ @dulcgomez

 

La instalación de estructuras debajo de un puente vehicular generó la molestia de poblanos quienes denunciaron el hacinamiento temporal en el que estarán los comerciantes del Mercado Amalucan en plena contingencia sanitaria por Covid-19.

“El Ayuntamiento de Puebla pretende meter a los locatarios del Mercado Amalucan debajo del puente vehicular, en espacios de lona de menos de cuatro metros, donde lo pequeño se convierte en un riesgo de contagios de Covid-19”, expresó uno de los inconformes.

De acuerdo con el Gobierno Municipal, en total se colocarán 170 carpas para que ahí estén vendedores que, de manera temporal, dejaron sus espacios de trabajo en el Mercado de Amalucan, toda vez que se llevará a cabo el mejoramiento de dicho espacio.

Durante un recorrido se observó que estas estructuras están pegadas una a la otra, ello evitaría las recomendaciones sanitarias ante la pandemia por coronavirus.

Por otro lado, otras personas –del mismo mercado- inconformes con las obras planeadas por el Ayuntamiento de Puebla, en coordinación con la Sedatu, se mantienen “en vela”, a fin de evitar desalojados.

Este grupo en distintas ocasiones ha informado que no creen en las promesas del Gobierno Municipal, que encabeza Claudia Rivera Vivanco, de mantenerlos en el mercado ya remodelado.

Incluso han asegurado que temen ser dejados como vendedores informales, esto a pesar de que ya llevan varios años en dicho centro de abasto.

200 AÑOS DEL CHILE EN NOGADA