Exclusivas Puebla

Los primeros resultados de la necropsia practicada al cuerpo de José Jairo García Oliver, abogado y aspirante por la vía independiente a una diputación local, determinaron que el hombre fue ejecutado de un disparo en la cabeza, y su cuerpo ya estaba siendo carcomido por la fauna de lugar.

Cabe recordar que el aspirante a ese cargo de elección popular y simpatizante del PAN, fue reportado como desaparecido el pasado 30 de enero, y hasta apenas este fin de semana fue identificado por sus familiares, así lo dio a conocer la Fiscalía General del Estado (FGE).

Sin embargo, su muerte aún sigue siendo un misterio, ya que las autoridades no encuentran aún algún indicio que pudiera determinar el verdadero móvil de su cruento asesinato, por lo que por ahora es un misterio.

En el recuento de los hechos y con base a datos oficiales emitidos, en su momento por las autoridades competentes, el cuerpo de José Jairo García Oliver fue encontrado este domingo pasado, en una zanja de la localidad de San Francisco Tláloc, perteneciente al municipio de San Matías Tlalancaleca, el cual ya estaba siendo devorad por la fauna del lugar.

Empero, al momento de que peritos forenses realizaban las diligencias correspondientes, se logró determinar que en la bóveda craneal presentaba una lesión que más tarde durante la necropsia de rigor se confirmó que se tragaba de una lesión por proyectil de arma de fuego.

Hasta el momento se desconoce el por qué lo privaron de la vida, pues del día en que desapareció, este hombre de 31 años de edad, no se presentó denuncia alguna por secuestro ni mucho menos se tiene conocimiento de que por él se haya pedido algún rescate.

Por otra parte. y como es ya costumbre de los partidos políticos, en el caso concreto de José Jairo, éste no tenía una militancia oficial, pero reconocen su simpatía con el instituto partidista. Siguen las investigaciones y se espera que a más tardar la próxima semana se logre determinar el móvil de su muerte, una vez que se avance con el análisis de las pruebas embaladas en el lugar de los hechos.