-Ya se han vendido todos los boletos de diferentes conciertos y anunciará nuevas fechas.

 

La cantante y compositora argentina radicada en México, Daniela Spalla anunció a través de un misterioso video su regreso a los escenarios y será con su gira “#PuroTeatroTour”, cuyo nombre lo toma de su más reciente álbum “Puro Teatro”, el cual narra diferentes situaciones de amor y desamor, aludiendo a la analogía de la exageración de las historias propias de la artista. 

El disco incluye las canciones: 1.- Cody Paste, 2.- Te veo a la salida, 3.- Provincia, 4.- Carteles, 5.- Ya nos vamos, 6.- Me voy, 7.- Si te alejas, 8.- No me hables de amor y 9.- Bailando lentos. 

La gira comienza el jueves 12 de agosto en Querétaro y a tan solo 24 horas de haber puesto a la venta los boletos, las localidades de Satélite y Puebla se agotaron, mientras que el resto de las ciudades están muy cerca de cumplir el mismo objetivo. 

También Daniela Spalla publicó en su canal oficial de YouTube una versión en vivo de su interpretación de “Veneno” de Zoé, la cual forma parte del álbum “Reversiones” de dicha banda, en la que además participan artistas de la talla de Alejandro Fernández, Bronco, Morat, Daniel Quién, Meme del Real, Mon Laferte, entre otros.  

Platicamos con Daniela Spalla, gracias a las finas atenciones del licenciado José Luis Toledo Madrigal, de Universal Music.

MD’B: ¿Por qué le pones a este material “Puro Teatro”? ¿Tiene que ver en alguna forma con teatros tan majestuosos como el Colón en Buenos Aires?

DS: Primero nace como una frase en una de las canciones obviamente haciendo alusión a la canción de “La Lupe Puro Teatro”, porque esa canción me gusta muchísimo. La escuché por primera vez cuando fui a Cuba. Y como te comento, en una de mis canciones uso esa frase y después me gustó para título de disco. El disco juega mucho con cierto tono dramático que en realidad no es tan de verdad, como que no es tan en serio; a veces me gusta jugar con el drama en las canciones porque es también el lugar donde puedo trabajar esa parte, ese drama, en el escenario lo mismo. Quizás en mí vida real no puedo andar de dramática porque la haría un poco más complicada. Y al mismo tiempo todas estas canciones cuentan historias que empezaban, pero no se desarrollaban mucho, entonces yo escribía de lo que imaginaba sobre lo que podía pasar con cada una de las historias, de las relaciones y sentía cierto refugio en esa imaginación, en decir, bueno al final está historia creo que no va a funcionar, pero en mi canción yo la voy a hacer que sí funcione. Hay mucho de ficción también.

MD’B: ¿Entonces eres una actriz cantante o una cantante actriz de las melodías que compones? ¿Así te podrías considerar?

DS: Una cantante inventora de historias que me gustaría actuar pero solamente las actúo en cada una de las canciones.

MD’B: Intensificaste tus canciones en este disco, las llevaste al extremo.

DS: Yo creo que si hubo intensificación en este disco ha sido en el ritmo, por ejemplo. Teníamos ganas también de aportarle al repertorio energía para el momento de tocarlas en vivo. Entonces buscamos que el disco ya trajera una energía importante para que a la hora de llevarlo a los shows ya trajera todo ese bagaje.

M’DB: ¿Por qué elegiste este género y cómo se logró la fusión de géneros en relación al mismo?

DS: A mí como cantante y como compositora me cuesta un poco de hablar de géneros, me cuesta reconocer mi música en un género. Entiendo que hay que hacerlo también para que la gente pueda acceder a la música, le guste, la pueda digerir, y hay que encontrarla en alguna manera. Si yo pienso clasificar mis canciones en un género sería, yo podría decir, como música romántica y la razón por la que hago mucho de esta música tiene que ver con México. La música romántica es la que escuchaban mi papá, mi mamá, pero yo la abrazaba mucho, la sentía que era como cursi. Y en México empecé a reconciliarme más con el tema de los sentimientos, porque la gente acá es muy sentimental y no tiene miedo de mostrar sus sentimientos y de cantarlos y de abrazarse. Entonces acá me fui sintiendo más en confianza con los sentimientos y con el romanticismo. Por eso empecé a hacer canciones más románticas y cuando eso sucedió fue como si me hubiera sacado una pantalla de adelante y la gente se empezó a conectar mucho más y yo también me sentí mucho más tranquila, más libre haciendo música.

MD’B: ¿Cuál es el sello que te caracteriza de todas las demás artistas de tu género?

DS: Yo creo que mis letras han generado algo, una con conexión muy especial y creo que son muy personales. También quizás mi voz, mi timbre de voz.

MD’B: Ya has logrado venta total de boletos para tu nueva gira. ¿Cómo surgió esta gira?

DS: Es una bendición volver a los conciertos y que la gente esté respondiendo así de rápido. Hace apenas 15 días que anunciamos estas fechas y ya hay muchas funciones que se han agotado y hemos agregado nuevas fechas, y ahí estamos con muchas ganas de que llegue el 12 de agosto para arrancar esta gira. Estoy armando distintas cosas. El concepto de “Puro Teatro” se presta para explorar muchas cosas a nivel visual. Hace un poco de tiempo empecé a tomar un taller de expresión corporal que también me va a ayudar mucho para la presencia en el escenario, que la verdad siempre me sentí cómoda con dicha presencia escénica, pero últimamente me empecé a dar cuenta que hay movimientos que ya los tengo demasiado internalizados y que ya han pasado a ser automáticos, entonces quiero también exigirme un poco más en ese plano y explorar y descubrir otras cosas y por eso también estoy tomando este taller.

MD’B: ¿Cuántos músicos te acompañarán?

DS: Tres músicos.

MD’B: ¿Harías conciertos híbridos?

DS: No creo que hagamos lo de streaming. Quiero que sea algo que se quede en ese momento, que lo pueda disfrutar la gente de manera presencial y que sea inolvidable, porque por streaming no se disfruta igual. Va a ser exclusivamente presencial.

MD’B: ¿Qué experiencia te dejó grabar el cover de Zoé?

DS: Zoé organizó este disco de “Reversiones” donde muchos artistas hicieron homenaje a canciones de ellos. Yo tuve la suerte de participar con “Veneno”, que me gusta mucho. Esta grabación me permitió explorar mucho algo que estuve trabajando durante la pandemia con mayor profundidad que fue una relación profesional con un productor chileno que se llama Pablo Stipicic; estuvimos haciendo ejercicios como el que él me mandaba unos demos, yo se los devolvía un poco producidos e íbamos jugando así haciendo música y “Veneno” fue la primera oportunidad que tuvimos de darle ya forma a una canción completa, que después se terminó lanzando.

MD’B: ¿Por qué el público te tiene que escuchar por qué te tienen que seguir, tomando en cuenta la heterogeneidad tan grande que hay de artistas?

DS: Si tienen ganas de conectar con alguna parte de emociones, de sentimientos. Muchas de mis canciones abordan también de manera frecuente el tema del desamor, el tema de la nostalgia, el por qué en las relaciones siempre las personas se vuelven tan complejas o por qué no funcionan, entonces cualquiera que esté con un estado nostálgico y con ganas de explorar esa parte adentro de ellos, podrían escuchar mis canciones.