El gobernador de Morelos acudió a la SEIDO para presentar una denuncia contra “quien resulte responsable” de delincuencia organizada y delitos contra la salud

Expansión Política 

Cuauhtémoc Blanco Bravo, gobernador de Morelos, presentó este lunes una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR) por delitos de narcotráfico en agravio de los habitantes del estado. ¿Los acusados? Quien resulte responsable.

Alrededor de las 11:30 horas, Cuauhtémoc Blanco ingresó a las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la FGR, en la Ciudad de México, para presentar su denuncia de hechos.

Casi 40 minutos después, el mandatario estatal informó a través de su cuenta de Twitter los detalles sobre su acusación.

“Esta mañana presenté una denuncia ante la FGR para quien resulte responsable por los delitos de delincuencia organizada, delitos contra la salud y lo que resulte, en agravio de la sociedad de Morelos”, escribió.

Blanco Bravo indicó que el motivo de la denuncia es porque la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE) y la Fiscalía Anticorrupción de Morelos han sido omisas en las investigaciones.

“No han actuado conforme a derecho, y cuando se necesita de su trabajo, o no hacen nada o entorpecen los procesos, (por eso) acudo a instancias federales”, agregó.

Respecto a la denuncia presentada en su contra por parte de legisladores locales, el gobernador dijo que no tiene nada que esconder, pues, afirmó, no ha pactado con delincuentes.

Además, insistió en que su objetivo es acabar con la corrupción que persiste en algunas instituciones que trabajan para beneficio personal.

“La verdad siempre sale a la luz, y confío en que las instituciones federales trabajarán para que así sea”, expresó el mandatario estatal.

Cuauhtémoc Blanco presentó esta denuncia una semana después de que la Fiscalía de Morelos confirmó que lo investigaba por supuestos vínculos con el crimen organizado.

En enero pasado, se difundió una fotografía en la que el gobernador aparece con tres presuntos líderes locales del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), de Guerreros Unidos y Comando Tlahuica.

Casi al mismo tiempo apareció una “narcomanta” en la que se le acusa de recibir dinero ilícito, de hacer negocios ilegales con el agua y hasta de estar involucrado en el asesinato del activista Samir Flores, ocurrido en 2019, en vísperas de la consulta sobre la termoeléctrica de Morelos.

Sobre este asunto, la familia LeBarón —víctima de hechos de violencia en México— pidió al gobierno de Estados Unidos intervenir en las investigaciones del posible nexo entre el gobernador de Morelos y el crimen organizado.

En la conferencia matutina de este lunes, al ser cuestionado al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que no hace falta la intervención del extranjero, aunque dijo que las autoridades deben estar abiertas a recomendaciones.

“No hace falta que nos pidan del extranjero. Lo ideal es que no haya esas recomendaciones; que nosotros actuemos, porque es nuestra responsabilidad. También, si nos hacen recomendaciones no tenemos por qué enojarnos, porque no tenemos nada que ocultar, no protegemos a nadie”, dijo el mandatario federal.