La alcaldesa se ha dicho “feminista” y portavoz de los grupos vulnerables en Puebla ¿Será?

 

Exclusivas Puebla

Desde noviembre pasado, cuando un grupo de activistas feministas tomó la sede del Congreso del Estado, la alcaldesa de Puebla, Claudia Rivera Vivanco, mostró su total apoyo a este acto, bajo la justificación de que, como autoridad, debe acudir al llamado de sus gobernados.

Esto la llevó a estar presente el primer día que las feministas tomaron el inmueble, sin embargo, la contradicción en su discurso es más que evidente, pues no sólo como respuesta a dicha acción, sino que siempre, la misma ciudadanía reclama ser escuchada por su administración para la toma de decisiones, sin tener una respuesta satisfactoria.

Tal es el caso (más reciente) el del Mercado de Amalucan, donde los mismos comerciantes han tenido que hacer guardias las 24 horas para evitar que la administración de Claudia Rivera Vivanco realice la remodelación de dicho inmueble, incluso, con todo el rechazo y reprobación de los mismos locatarios.

Además, otro de los actos en los que Claudia Rivera cae en un doble discurso es en la reciente gestión de rastreo de calles para la junta auxiliar de San Francisco Totimehuacán, lugar en el que los pobladores, desde 2018 que Vivanco arribó al cargo, le solicitaron más y mejores servicios públicos, sin embargo, no fue hasta que Movimiento Antorchista pactó con Claudia Rivera, que dichas peticiones fueron escuchadas; todo, en el marco de una posible reelección en las próximas elecciones. 

¿Sólo escucha y acude al llamado cuando le conviene?

 

Ahora, en las recientes marchas por el Día Internacional de la Mujer (#8M) se detectaron a diversas mujeres que pertenecen a la administración municipal, como principales incitadoras a los actos vandálicos que terminaron por dañar diversos inmuebles y monumentos de la ciudad.

Así también, acusan a la misma Claudia Rivera de utilizar recursos del Ayuntamiento (económicos y humanos) para financiar las protestas violentas del 8 de marzo, pues los grupos feministas sólo se enfocaron en afectar estructuralmente al Congreso local. No es casualidad que Palacio Municipal haya quedado totalmente intacto, pese a que la administración de Vivanco ha sido fuertemente criticada por diversos grupos sociales.

¿Pactaron no agredir el Palacio Municipal a cambio de organización y recursos para las marchas?

 

PERSONAL DEL AYUNTAMIENTO EN LAS MARCHAS INSITANDO A LA VIOLENCIA

 

Prueba de lo anterior son la cantidad de personal de la administración municipal que se sumó a las protestas, siendo identificadas por usuarios de redes sociales.

Una de ellas es Jessica Nayeli Hernández Téllez, jefa de departamento de la Coordinación General de Comunicación Social del Ayuntamiento de Puebla, quien fue vista en las marchas y, además, subió sus fotos a redes sociales, mientras se encontraba en el evento.

 

Incluso, la misma ex secretaria del Ayuntamiento, Liza Aceves, y la propia coordinadora General de Comunicación Social municipal, Magaly Herrera, fueron exhibidas de haber asistido a las marchas, sólo para vandalizar los edificios del Estado.

Otra de las allegadas al gobierno de Vivanco, presente en las marchas feministas fue Estefany Lucero Mosqueda, secretaria particular de René Sánchez Galindo, secretario de Gobernación municipal. De ella, cabe destacar que, en sus redes sociales, ha atacado al gobernador del Estado, Miguel Barbosa Huerta, e idolatrado a Claudia Rivera Vivanco.

Además, usuarios en redes sociales dijeron haber visto a la misma alcaldesa, Claudia Rivera Vivanco, dentro de las mismas mujeres que pintaron la Fiscalía General del Estado y dañaron vehículos y la propia entrada del Congreso local, quemándola, causando pánico y crisis nerviosas a los trabajadores de la sede del Poder Legislativo de Puebla.

Lo que sabemos de las trabajadoras del Ayuntamiento que participaron en la marcha, incitando a los actos vandálicos:

Estefany Nutze Lucero Mosqueda funge como coordinadora especializada y goza de un sueldo de 17 mil 837.24 pesos

Jessica Nayeli Hernández Téllez es jefa de departamento en la Dirección de Comunicación Social, con un sueldo de 26 mil 837.85 pesos mensuales.

Cinthya Ramírez Rodríguez fue contratada este mismo mes, por lo que aún se desconoce cuánto gana mensualmente, sin embargo, se desempeña en el Instituto de la Juventud del Municipio de Puebla.

 

GOBIERNO Y CONGRESO DEL ESTADO RESPONSABILIZAN A LA ADMINISTRACIÓN DE VIVANCO DE DAÑOS

 

La misma mañana del 8 de marzo, el gobernador Miguel Barbosa instruyó a quitar las vallas colocadas por el Gobierno del Estado para proteger los inmuebles y monumentos históricos de la ciudad, pues si bien, se dijo respetuoso de las formas de manifestación, aseguró que también deben protegerse los monumentos con valor histórico.

“Es responsabilidad de la autoridad garantizar las libertades, de expresión, de manifestación, de asociación y de reunión, de todas las personas. Pero también es responsabilidad de la autoridad resguardar los monumentos históricos de valor universal que hay en Puebla.

En el Gobierno Municipal hay constancia de que sí ha habido maltrato a mujeres. Entonces, doy la instrucción a la Secretaría de Seguridad Pública de quitar las vallas que están en el centro. A retirarse todos, que todo quede bajo el cuidado del Ayuntamiento de Puebla”, comentó al respecto Miguel Barbosa.

Más tarde, luego de las marchas y los destrozos causados en la ciudad, la propia secretaria de Gobernación estatal, Ana Lucía Hill, señaló que, durante los hechos violentos de este 8 de marzo, -presuntamente- participó personal del Ayuntamiento de Puebla, que encabeza Claudia Rivera Vivanco, de las cuales, aseguró que ya se investigan y se aplicarán las respectivas sanciones.

“Trabajan en el municipio de Puebla, se seguirán las investigaciones de oficio y el levantamiento de las pruebas ya se está llevando a cabo”, expresó en alusión a las pintas y destrozos que mujeres causaron durante la marcha con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Por su parte, la titular de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del Estado, Nora Merino Escamilla, responsabilizó directamente a la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco de los actos vandálicos que sufrió el Congreso de Puebla, donde se prendieron fuego a las puertas y se provocó crisis nerviosa entre los empleados.

 

La también coordinadora de los diputados de Morena explicó que se tienen pruebas de como desde el gobierno municipal se incitó a las feministas para estos actos vandálicos en el inmueble, donde se tuvo que resguardar hasta 40 personas para no ponerlos en riesgo.