Las organizaciones declaran que la mala infraestructura y el cambio climático exacerba la crisis humanitaria

Desde abril de 2021 se han registrado más de 56,000 casos de diarrea aguda en el noreste de Siria y más de 17,000 casos de leishmaniasis, una enfermedad parasitaria

LA ESCASEZ de agua también ha hecho que lidiar con Covid-19 sea mucho más difícil.

Infobae

La actual escasez de agua en el noreste de Siria agrava una crisis humanitaria ya devastadora para decenas de miles de personas, según organizaciones de ayuda.

“La vida de los niños tanto en Irak como en el noreste de Siria está en juego debido a que la sequía, los bajos niveles de agua en los ríos más importantes y la falta de acceso para mantener la infraestructura dañada de las estaciones de agua, la han puesto fuera del alcance de millones”, dijo la ONG Save the Children en un comunicado el martes.

El grupo dijo que desde abril de 2021 se han registrado más de 56.000 casos de diarrea aguda en el noreste de Siria y más de 17.000 casos de leishmaniasis, una enfermedad parasitaria.

“Si bien estas enfermedades son más comunes en los meses de verano en Siria, los brotes en 2021 han sido mucho más altos porque el agua potable para beber y lavar ha sido muy limitada”, dijo Save the Children. Por su parte, Mercy Corps Syria registró un número similar de enfermedades recopiladas por la ONG desde abril.

“La escasez de agua agrega otra capa al sufrimiento de la gente en la región”, dijo Mohammad, de la oficina de Mercy Corps en Siria. “A las familias les resulta más difícil sobrevivir”.

Jihane, una mujer de 37 años que vive con su esposo y tres hijos en el campo de refugiados de Al Hol, dijo a Save the Children que su hija Zaina de seis años se enfermó y su médico dijo que se debía a la calidad de agua potable.

“Cuando la llevé al hospital, había entre 10 a 12 o más casos con los mismos síntomas”, dijo a la organización. “Había un niño allí cuya situación era crítica”.

Jihane y su familia han sido desplazados debido al devastador conflicto que está latente desde hace media década, pero dijeron que no tiene suficiente agua para bañar a sus hijos y lavar los platos.

Las autoridades dirigidas por los kurdos y algunas organizaciones de la sociedad civil siria han acusado a las fuerzas respaldadas por Turquía de cortar intermitentemente el suministro de agua de la estación de agua de Alouk después de tomar el control de la misma a fines de 2019 como parte de una operación militar en el norte de Siria.

En 2020, Human Rights Watch criticó a las autoridades turcas por los recortes de suministro que, según dijo, han obstaculizado la capacidad de las agencias humanitarias para ayudar a cientos de miles de personas a responder a la pandemia de Covid-19.

Turquía ha negado haber cortado deliberadamente el suministro y ha dicho que los cortes se debieron a problemas técnicos, como problemas de mantenimiento y la falta de electricidad de un sector que no está bajo control turco.

Según Save the Children, la estación de Alouk rara vez ha bombeado agua a plena capacidad en 2021. No bombeó agua durante 89 días y lo hizo por debajo de la mitad de su capacidad durante 142 días. Otras estaciones en el noreste están luchando con niveles bajos de agua en el río Éufrates debido a la falta de lluvia, así como a la falta de mantenimiento frecuente debido al conflicto.

“Hay 91 estaciones de bombeo afectadas debido a los niveles del agua, y 24 de ellas están gravemente afectadas o cerradas por completo”, dijo Mohammad de Mercy Corps Syria a Al Jazeera.

“Y hay al menos 90 comunidades y más de 50 asentamientos de desplazados internos que dependen de estas estaciones de agua que están bombeando por debajo de su capacidad”. Debido al conflicto continuo, ha sido difícil acceder a muchas de estas estaciones de bombeo para mantenerlas adecuadamente.

Mientras tanto, muchas familias que se habían mantenido mediante la agricultura ahora enfrentan una crisis de seguridad alimentaria. Yousef, que vive en un pueblo cerca de la ciudad de Hasakeh con sus ocho hijos, dijo que ya no puede mantenerse a sí mismo mediante la agricultura y que tiene menos acceso a agua potable.

“Antes, al menos teníamos lo que necesitábamos: trigo para hornear pan para nuestros hijos”, dijo a Save the Children. “Ahora, ya no podemos regar nuestras tierras, no llueve”.

La escasez de agua también ha hecho que lidiar con Covid-19 sea mucho más difícil. Los casos se han disparado recientemente en el noreste de Siria, mientras que la región también está luchando para asegurar suficientes kits de testeo y tanques de oxígeno.

“Tener suficiente acceso al agua es fundamental para que podamos frenar el virus, mediante el lavado de manos y otras medidas higiénicas”, dijo Mohammad.

Las familias han tratado de hacer frente a la crisis comprando agua de camiones de suministro privado. Mercy Corps Syria dijo que debido a la caída de la libra siria y al aumento de los precios del diesel, se ha vuelto inasequible para la mayoría. “Cuesta casi el 40 por ciento de sus ingresos”, dijo Mohammad.

Las ONGs han intentado asegurar el agua para las familias, apoyar a los agricultores con prácticas más eficientes en el uso del agua y ayudar a mantener las estaciones de agua. Sin embargo, han pedido una mayor financiación para ayudar a hacer frente a la crisis del agua que afecta a millones, e instaron a la comunidad internacional a centrarse en la escasez de agua en las políticas de cambio climático.

La guerra de Siria, que comenzó en 2011 con una brutal represión por parte del régimen, ha matado a unas 500,000 personas durante los últimos 10 años. Más tarde se convirtió en un complejo campo de batalla en el que participaron ejércitos extranjeros, milicias locales y combatientes extranjeros.

Según las Naciones Unidas, más de 13 millones de sirios en todo el país necesitan asistencia humanitaria y casi el 90 por ciento vive por debajo del umbral de pobreza.