Además, sólo durante 2020, León Manuel Bartlett Díaz Álvarez ha recibido contratos por 162 millones de pesos

 

Jesús Lemus

 

La crisis sanitaria del Covid-19 en nuestro país, donde hasta ayer, había más de 22 mil contagiados, destapó la cloaca en los gobiernos de Morena, una corrupción que permitió a León Manuel Bartlett Díaz Álvarez, hijo del ex gobernador de Puebla, Manuel Bartlett Díaz, además de la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, vender y comprar, respectivamente, ventiladores respiratorios para atender a personas infectadas con el nuevo virus más caros.

El hijo del ex gobernador de Puebla es dueño de la empresa Cyber Robotics Solutions y el 16 de abril recibió el contrato del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para entregar 20 ventiladores respiratorios para el Hospital General de Zona con Medicina Familiar número 1, de Pachuca, Hidalgo, con un costo de 31 millones de pesos.

Con base en la licitación que tiene el IMSS, se explica que fueron cuatro empresas las que participaron para ganar el contrato de los 20 ventiladores, muy necesarios para auxiliar a los pacientes que han caído en estado grave por coronavirus.

Las empresas, a nombre de Lorena Sainz y Conduit Life, S. A de C. V., respectivamente, presentaron las cotizaciones con menor precio por ventilador, pues cada uno valía 667 mil y 880 mil pesos, respectivamente.

Lo anterior implica que si el IMSS hubiera aceptado cualquiera de estas dos empresas (las de menor costo) habría pagado 13 millones 340 mil pesos o 17 millones 600 mil pesos en la compra. 

A la lista de empresas también se vuelve a sumar Conduit Life, S. A. de C. V., que ofreció otro ventilador con características diferentes al anterior, del cual se cotizó individualmente en un millón de pesos, por lo tanto, el costo final hubiera sido de 20 millones de pesos. (Ver imágenes 1 a 3) 

 

1

Imagen 1

Imagen 2

 

Imagen 3

Sin embargo, la corrupción, que según se combatiría en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, se inclinó por el hijo del ex gobernador Manuel Bartlett Díaz, es decir, León Manuel Bartlett Díaz Álvarez, quien, a través de su empresa Cyber Robotics Solutions, costeó cada equipo en un millón 550 mil pesos, para dar los 31 millones de pesos por los 20 equipos. 

La misma licitación que ganó el hijo del ex gobernador de Puebla explica que se trata de un ventilador adulto pediátrico de la marca Imágenes & Medicina, S. A. de C. V., del modelo Matisse, que tiene su origen en México. (Ver imágenes 4 a 8)

Imagen 4

Imagen 5

Imagen 6

Imagen 7

Imagen 8

Incluso las áreas de la Jefatura de Servicios de Prestaciones Médicas, Ingeniería Biomédica Delegacional, Coordinación de Abastecimiento y Equipamiento, el Departamento de Adquisiciones, Bienes y Servicios, entre otras áreas del IMSS, dieron su aval para pagar los 31 millones de pesos por los 20 ventiladores respiratorios, cuyo monto se calificó como muy alto, según especialistas.

En la revisión de cifras se encontró que el “equipo electromecánico controlado por microprocesador, de soporte de vida para apoyo ventilatorio en pacientes que tienen comprometida la función respiratoria”, hay una diferencia de hasta 85 por ciento entre el precio más barato y éste, el más caro.

Con base en el portal “contralacorrupción.mx”, el 20 de abril el IMSS acordó pagar 983 mil pesos por ventiladores provenientes de Estados Unidos a la empresa Bidcom Energy, y el Issste asignó al día siguiente un contrato a Médica D S. A. de C. V. para comprar cada equipo en 980 mil pesos.

También se resalta que Comercial de Especialidades Médicas, S. A. de C. V. obtuvo el pasado 29 de abril un contrato para vender a la delegación del IMSS en Guanajuato 40 ventiladores fabricados en Alemania, cada uno a un precio promedio de 826 mil 455 pesos.

En los documentos públicos por el gobierno federal se confirma que el mayor precio de los ventiladores pagados por la actual pandemia corresponden a Bartlett Álvarez, quien vendió cada equipo en 1.5 millones de pesos, a pesar de que los mismos son fabricados en nuestro propio país; por lo tanto, no tendría que subir el precio a raíz de la importación.

 

LA JUSTIFICACIÓN

 

Tras destaparse la cloaca de corrupción ejercida por el hijo del ex gobernador de Puebla, Manuel Bartlett Díaz, éste quiso justificarse bajo el argumento de que el gobierno de la Ciudad de México, a cargo de Claudia Sheinbaum, pagó más por los equipos que adquirió que los que su empresa Cyber Robotics Solutions vendió al IMSS para atender a personas infectadas por el Covid-19. (Ver imagen 9)

Lo anterior provocó el enojo de Claudia Sheinbaum, quien explicó que el precio de compra de respiradores a la empresa Nudomi, S. A. de C. V., no se puede comparar con la de Cyber Robotics Solutions, pues la suya incluye insumos, refacciones, consumibles, mantenimiento preventivo y correctivo; capacitación y garantía por tres años, además de que tienen la certeza de que los equipos se recibirán a más tardar el 15 de mayo.

Incluso, en una tarjeta informativa de la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF) de la Ciudad de México, se explicó que el proveedor contratado, Nudomi S. A. de C. V. “no sólo fue el más económico dentro del estudio de mercado de esta compra integral, sino es el único proveedor que garantiza la entrega en los primeros 15 días de mayo, que es cuando la ciudad más los necesitará”, tomando en cuenta que cada pieza de los ventiladores que se adquirieron para aquella demarcación, costaron 2 millones 315 mil 334 pesos.

Incluso el periodista Carlos Loret de Mola sentenció a través de sus redes sociales que el hijo de Manuel Bartlett Díaz también ha recibido jugosos contratos del Ejército, Marina, Issste, IMSS, entre otros.

 

LOS ESCÁNDALOS

 

No es la primera vez que la familia de Bartlett Díaz vive escándalos de presuntos actos de corrupción, pues en 2019 la Secretaría de la Función Pública (SFP) exoneró al ex gobernador de Puebla, en su calidad de director de la Comisión Federal de Electricidad, de incurrir en faltas administrativas de conflictos de interés y ocultamiento de bienes.

Cabe recordar que Manuel Bartlett Díaz acumuló ante la SFP un total de 21 denuncias para investigarlo por anomalías sobre su patrimonio inmobiliarios, pero al final fue exonerado de cualquier acusación.

 

Los regalos de la 4T a Bartlett Jr.

 

Pese a ya no ser un niño, el pasado 30 de abril el hijo de Manuel Bartlett Díaz, director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), León Manuel Bartlett Álvarez, recibió un contrato por 94.9 millones de pesos por parte del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste), mediante el cual adquirieron equipo de ultrasonido para tórax y pulmón; dicho contrato será firmado hoy, 4 de mayo, de acuerdo con el acta de adjudicación directa AA-051GYN020-E6-2020. (Ver imagen 10)

The Washington Post publicó una serie de contratos que le fueron otorgados a León Manuel Bartlett Álvarez por parte de instituciones como el Ejército, la Marina, el Instituto Mexicano del Seguro Social y otros como el Issste, dando un total de 162 millones que el actual gobierno de la Cuarta Transformación, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, le ha otorgado.

El segundo de los contratos formados fue con la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el cual tiene como propósito la “Contratación del servicio de mantenimiento integral plurianual 2020-2023”, servicio por el que le pagaron un total de 23.4 millones de pesos y entró en vigor el pasado 1 de enero. El procedimiento de adjudicación tiene el folio AA-007000999-E684-2019. (Ver imagen 11)

Un contrato más para Bartlett Álvarez fue el que formó con la Secretaría de Marina, el cual tuvo como fecha de inicio el 10 de abril y tuvo un costo de 4.9 millones de pesos; lo anterior, como pago por realizar “Servicio de mantenimiento preventivo en dos sesiones y todos los correctivos a 01 sistema de cirugía robótica asistida para atención”. (Ver Imagen 12)

Otros dos contratos para este personaje son con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), institución que le pagó 8.2 millones de pesos por “Servicio de mantenimiento preventivo correctivo” a un acelerador lineal dedicado a radiocirugía robótica en el hospital de Oncología, contrato que fue firmado el pasado 25 de febrero; mientras que el otro contrato por 31 millones fue el que recientemente firmó por la compra de 20 ventiladores para pacientes con Covid-19, mismo que se firmó el pasado 17 de abril.

Finalmente, se tiene el registro de dos contratos más con el Issste, uno de ellos por 275,000 pesos con la razón de “adquisición de material radiológico (material fotográfico y productos químicos)”, mientras que el segundo es equivalente a 65,000 pesos por “adquisición de termómetros”.

Al parecer, la actual pandemia por Covid-19 no ha representado una crisis para todos, ya que algunos personajes se han aprovechado de esta crisis sanitaria para sacar beneficio propio.