Infobae

Los proyectiles fueron lanzados desde la región de Afrin, la cual es controlada por los kurdos y fue invadida el sábado por las tropas del presidente Recep Tayyip Erdogan. Ankara busca desalojar a los miembros de las milicias YPG, a las que considera terroristas

Una serie de cohetes lanzados este miércoles desde Siria impactaron en una mezquita turca cercana a la frontera provocando al menos un muerto y 13 heridos, dos de ellos de gravedad, en un aparente contraataque de las milicias kurdas contra las que Ankara lanzó una ofensiva el sábado.

Los proyectiles fueron lanzados desde la región de Afrin, controlada por los kurdos, y cayeron en la ciudad de Kilis, del lado turco de la frontera, según confirmó el gobernador de la provincia de Kilis, Mehmet Tekinarslan

El primero impactó a las 15:15 GMT en la mezquita de Çalik, en pleno centro de Kilis, mientras que el otro alcanzó una casa cien metros más lejos, según informó la cadena turca NTV. Tekinarslan explicó a la prensa turca que el ataque había tenido lugar en el momento de la oración del atardecer, y que había ocho personas heridas, dos de ellas en estado crítico.

No estaba claro aún quien habría lanzado los cohetes, pero la región de Afrin está controlada por las Unidades de Protección Popular (YPG), una milicia kurda apoyada por Estados Unidos que lidera la coalición de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF, en inglés) contra el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS).

Turquía trata al YPG como un brazo sirio del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), organización con la cual mantiene un violento conflicto desde hace tres décadas en territorio turco y a la que considerar terrorista.

Al respecto el sábado el presidente Recep Tayyip Erdogan ordenó una gran ofensiva sobre Afrin para desalojar al YPG, y desde entonces las tropas turcas y sus aliados locales del Ejército Libre Sirio (FSA, en inglés) combaten contra los kurdos en esta región del norte del país, aquejado desde hace siete años por una brutal guerra civil.