Con el primer día de marzo inicia oficialmente la llamada “temporada de ozono” en la Ciudad de México y con ello se presenta una serie de riesgos a la salud asociados a este contaminante, como ardor de ojos, nariz y garganta.

A finales de febrero, los días frescos de invierno dan paso a los cálidos y soleados que anuncian la primavera, cuando los cielos están mayormente despejados, hay poca lluvia y viento escaso durante la mañana y moderado por la tarde, lo cual favorece la formación del ozono y del smog fotoquímico.

La temporada de ozono concluye oficialmente en junio con las primeras lluvias

El ozono es un compuesto que se forma en la atmósfera durante las horas de sol a partir de los contaminantes que se emiten al aire a través de los escapes de los automóviles y las chimeneas de la industria.

De acuerdo con el Sistema de Monitoreo Atmosférico, durante la temporada de ozono, que concluye oficialmente en junio con las primeras lluvias, los niveles de este compuesto en el ambiente alcanzan concentraciones de riesgo prácticamente todos los días, entre las 13:00 y las 18:00 horas.

Las delegaciones más afectadas son las que se ubican al sur de la capital del país, debido a que durante la mañana el viento arrastra los contaminantes hacia esa zona, en donde las montañas de las sierras de las Cruces y del Ajusco-Chichinautzin dificultan su dispersión.

En altas concentraciones es posible sentir la presencia de este gas incoloro en el aire debido a que provoca ardor en ojos e irritación en la garganta, en especial en menores de edad, adultos mayores y personas con enfermedades crónico-degenerativas.

También son susceptibles de presentar síntomas por concentración de ozono las personas con enfermedades de las vías respiratorias, como asma, fibrosis pulmonar y EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica); así como con hipertensión; con problemas cardiovasculares, o con diabetes.

Ante la llegada de la próxima temporada de ozono, la Secretaría de Salud federal recomienda, a través de su cuenta de Twitter @SSalud_mx, que las personas con enfermedades crónicas y de las vías respiratorias consulten al médico para que les dé recomendaciones específicas o, en caso de crisis, atención inmediata.

También sugiere no dejar pasar tiempo para recibir atención médica, a fin de evitar que empeore el estado de salud.

Al público en general, el sector salud recomienda permanecer atento a las indicaciones ambientales por parte de las autoridades, disminuir la exposición al ozono y realizar ejercicio en interiores y espacios cerrados.

De acuerdo con la dependencia federal, este contaminante es causante de la oxidación en frutas y verduras, como manzana y aguacate, cuando cortados se dejan al aire, y señala que, de cierta manera, lo mismo pasa con las mucosas.

 

 

Texto publicado originalmente en: Imagen Radio