¿Sus hijos, la implacable hermana o los militares ansiosos de poder?

Infobae

Mientras los rumores sobre la supuesta muerte del dictador Kim Jong-un crecen, también aumentan las especulaciones sobre el futuro de todos los norcoreanos. Como sus hijos son demasiado pequeños para ejercer el poder, hay varios que ya se imaginan en el poder. Nadie sabe con certeza si el dictador norcoreano vive. Mientras medios chinos aseguran que ya falleció y sitios japoneses afirman que está en coma, desde Corea del Sur descartaron que esos datos sean verdaderos y el gobierno de EEUU tampoco los respalda. Todos “siguen con atención el tema”, pero ningún gobierno -o mejor, su departamento de inteligencia- está en posición de confirmar o no el destino de Kim. En este escenario, crecen los rumores.

Es que la dinastía de los Kim ha logrado transformarse en la más hermética de la historia. Completamente aislados, casi nadie en Occidente sabe lo que realmente pasa allí. Cultor de su imagen de hombre misterioso, Kim Jong-un ha jugado varias veces con esta incertidumbre, desapareciendo de manera sorpresiva de la escena para luego retornar con golpe de efecto.

¿QUÉ PASARÍA EN NORCOREA SI, EFECTIVAMENTE, HUBIERA QUE BUSCARLE UN REEMPLAZO AL DICTADOR?

Cada cambio en la cúpula de Corea del Norte ha planteado la posibilidad de un vacío de liderazgo o el colapso de la dinastía Kim, que ha gobernado el país desde su fundación en 1948. Hasta ahora, cada uno de los tres Kim que han gobernado Corea del Norte ha desafiado las expectativas, aferrándose al poder con un puño de hierro. Pero bajo el gobierno de Kim Jong-un, el arsenal de armas nucleares y misiles balísticos de Corea del Norte ha crecido sustancialmente, lo que hace temer que se produzcan problemas de control.

LA LUCHA YA COMENZÓ

En estos momentos, en Corea del Norte hay tres figuras clave que podrían asumir el papel de liderazgo en cualquier transición. Entre ellos se disputarán el poder y habrá que descubrir si toman el mando de manera definitiva o encabezan de manera individual o en grupo una transición hasta que los hijos pequeños de Kim tengan edad de ejercer el mando. En la historia de esta dinastía el poder siempre pasó de padre a hijo… Y las tradiciones tienen peso propio en Oriente. La primera de esas figuras es su hermana menor, Kim Yo-jong. Todos apuntan a la dama de hierro, conocida por su frialdad, como su posible sucesora. Pero no es seguro que eso finalmente se concrete. La hermana menor de Kim ha sido la presencia más visible alrededor del líder en los últimos dos años, sirviendo formalmente como vice-directora del poderoso Comité Central del Partido del Trabajo en el poder, pero extraoficialmente como jefa de personal de su hermano. Kim Yo-jong fue nombrada este mes miembro suplente del poderoso Politburó del Comité Central del Partido del Trabajo gobernante, continuando su ascenso en la jerarquía de la dirección.

La hermana del líder, que se cree que tiene 31 años, tiene un firme control de las funciones clave del partido, estableciéndose como la principal fuente de poder detrás de una dirección colectiva. Ella fue quien ha diagramado cuidadosamente durante años la imagen de su implacable hermano en todo el planeta. Poco conocida, la mujer se ganó la confianza del Partido de los Trabajadores que comanda el país con mano de hierro. Fue luego de su participación estelar en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 cuando el mundo la conoció (un poco) más. De acuerdo con reportes de inteligencia, en ella es en la única persona en quien confía Kim Jong-un. “Kim Yo Jong será por el momento la principal base de poder con el control del departamento de organización y orientación, el poder judicial y la seguridad pública”, dijo Cho Han-bum del Instituto Coreano para la Unificación Nacional, un centro de estudios financiado por el gobierno en Seúl.

Pero, además de la “princesa norcoreana” dos experimentados militares ya conspiran para ganar terreno en la sucesión: Choe Ryong Hae, que ostenta categoría de jefe de Estado de Corea del Norte desde el año pasado cuando asumió como presidente del Presidium de la Asamblea Popular Suprema, y Pak Pong Ju, un compañero del politburó y ex primer ministro del Estado que supervisó el impulso del Norte para introducir más funciones de libre mercado para revivir su economía.

¿LÍDERES SUPREMOS, GOBIERNO COLECTIVO O TESTAFERROS?

El drama de Kim Jong-un: tabaco, sobrepeso, el misterio de sus hijos y el “songbun” que determinará s su sucesión. El líder norcoreano, supuestamente, se encuentra en estado muy grave. Una situación complicada en un país marcado por el secreto. Y quién es la “princesa” Yo Jong que asoma como candidata. A mediados de enero de este año, el líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong Un, ordenó a su ministro de Seguridad un reordenamiento del sistema de “songbun” que clasifica a los habitantes de acuerdo a su lealtad al régimen. Fuentes de inteligencia surcoreanas publicadas por el Daily NK, un sitio dedicado a informar sobre lo que sucede dentro del país más reclusivo del mundo, creen que Kim estaba preparando al país para soportar un nuevo proceso de restricciones económicas y posible hambruna a causa de la mala administración de la economía y la llegada de la pandemia del coronavirus que ya se había desatado en la vecina China.

Ahora, después de las últimas noticias que hablan de que Kim Jong Un estaría en grave estado después de haber sido sometido a una operación cardiovascular a principios de abril, las mismas fuentes creen que el reordenamiento social para reforzar el poder del régimen también tiene que ver con la salud del líder y su posible sucesión. Kim tiene apenas 36 años, pero está muy excedido de peso y fuma tres paquetes de cigarrillos al día. Es posible que a principios de año haya tenido alguna advertencia de sus médicos sobre una posible cirugía al mismo tiempo que sus aliados chinos le informaban de la pandemia que se estaba propagando desde Wuhan. El régimen de Pyongyang asegura que no registró ningún caso de infectado por el Covid-19 en su territorio. En forma preventiva, el 30 de enero se cerró la frontera con China.

El contrabando que se registra enesa zona, tolerado por la policía y paliativo de las restricciones internacionales al comercio, fue prohibido totalmente y hasta se anunciaron ejecuciones de contrabandistas que habían violado las nuevas normas. También se desplegaron tropas cerca de la frontera no sólo para controlar que nadie traspase, sino que por una orden directa de Kim se encargaron de destruir los nidos de las aves que en esta época del año emigran desde China. El temor es que los pájaros pudieran transmitir el coronavirus como lo hicieron en 2017 con la gripe aviar. El portavoz del gobierno, Ro Dong Sin Mun, declaró a fines de enero que “todas las organizaciones del partido deberían considerar el proyecto para prevenir la propagación de la nueva infección por coronavirus como un tema político importante relacionado con la supervivencia nacional”. Y agregó que el gobierno “exige obediencia absoluta” a las directivas porque “cualquier momento de distracción podría tener consecuencias catastróficas irreversibles”. Como tantas veces en la historia de Norcorea, las afirmaciones como que en su territorio no se registró un solo caso de Covid-19, son desmentidas por los hechos.

Los festejos del 8 de febrero por el Día del Ejército, una fecha muy significativa para el régimen, fueron cancelados en forma inesperada. Se cree que el coronavirus está haciendo estragos entre los soldados que estuvieron en la frontera china. Todos los ejercicios militares fueron suspendidos y el propio jefe del Estado Mayor estuvo en cuarentena durante 20 días de febrero. Otro reporte del Daily NK citando a fuentes militares norcoreanas habla de 180 soldados muertos por coronavirus entre enero y febrero entre las tropas acantonadas en la frontera china. A principios de abril habrían muerto varios médicos afectados por Covid19 que trabajaban en el hospital militar de Nampo, un puerto cercano a Pyongyang. También murieron 11 prisioneros del campo de rehabilitación de Chongori.