Las instalaciones de una destiladora de tequila en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, fueron clausuradas debido al manejo inadecuado para darle destino final al bagazo generado en sus procesos.

Durante una inspección, la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proepa) y personal de la Fiscalía Ambiental del Ayuntamiento además detectaron que la empresa no contaba con los permisos en materia ambiental.

El director de Proyectos Estratégicos y Formación Ambiental de la Profepa, Héctor Rafael Panduro Rendón, explicó que como medidas de seguridad la empresa deberá sanear el predio en el que tiene depositados los residuos provenientes de la molienda del agave en un plazo no mayor a cinco días hábiles.

Además, deberá presentar su registro como Gran Generador de Manejo Especial, la licencia Ambiental Única y el Plan de Manejo de Residuos de Manejo Especial.

En un comunicado, el funcionario pidió a la ciudadanía denunciar empresas que estén emitiendo sustancias a la atmósfera.

 

Texto publicado originalmente en: Proyecto 40