Agencias
Coca-Cola Femsa anunció este viernes el cierre indefinido de sus operaciones en Ciudad Altamirano, Guerrero, tras dos meses de amenazas y agresiones a sus trabajadores, por parte del crimen organizado.
En un comunicado informó que la prioridad es preservar la integridad y seguridad de sus más de 160 colaboradores, al tiempo que explicó que uno de ellos fue atacado injustificadamente.
“La empresa rechaza energéticamente toda acción de violencia en contra de sus colaboradores, familias y comunidades donde opera; lamenta profundamente que la ausencia de un Estado de derecho y la prevalencia de la impunidad que afecta a la región, la lleve a detener sus labores en un territorio en el que ha tenido presencia por más de cuatro décadas, generando valor económico y social a sus clientes, consumidores, comunidad, colaboradores y familia”, sentenció.
Añadió que, desde enero de este año, las instalaciones de la empresa también han sido blanco de hostigamiento por parte de estos grupos delincuenciales.
Este jueves, un grupo armado atacó la bodega refresquera ubicada en Tierra Caliente, donde disparó contra trabajadores que se disponían a reabrir el lugar para distribuir el producto, informó Proceso.
De acuerdo con el Índice de Paz Global (IPG) 2017, Guerrero y Colima, son los estados menos pacíficos del país, al colocarse en la posición número 32 y 31, respectivamente.