Sus grandes atractivos turísticos, destacados por la comida, arquitectura y artesanías lo llevaron a recibir el nombramiento de Pueblo Mágico en 2012

Redacción

Cada uno de los municipios que forman parte del estado de puebla tiene características singulares y que dan gran realce a la identidad que los conforman. Cada municipio brilla con luz propia, teniendo elementos que los hacen destacar, tal como su gastronomía, sus actividades generadoras de economía, sus tradiciones, su gente, y claro esta; sus artesanías.

Chignahuapan es uno de los 217 municipios que forman el estado de Puebla. Localizado en la entrada de la Sierra Madre Oriental y colindando al norte con Zacatlán de las Manzanas, al sur con el estado de Tlaxcala, al oeste con Aquixtla y al poniente con el estado de Hidalgo, es un bello lugar en donde se pueden disfrutar de realizar distintas actividades, así como conocer cada uno de sus atractivos Turísticos.

Chignahuapan, que en su voz nahuátl significa “En las nueve aguas”, o “donde abunda el agua”, fue incorporado al programa Pueblos Mágicos en el año 2012, gracias a puntos como sus profundas y espectaculares barrancas, su arquitectura tradicional que podemos observar en sus casonas de recios muros y techos de madera y teja, o su increíble laguna de Almoloya, la cual se encuentra a escasas cuadras del centro.

Además, Chignahuapan es un pintoresco microcosmos donde es posible entrar en contacto tanto con espléndida arquitectura religiosa, como con riquezas naturales, teniendo la mejor vista de este Pueblo Mágico desde el Cerro Colorado o conociendo la Basílica de la Inmaculada Concepción, misma que resguarda en su interior la escultura de la Virgen más grande de América Latina bajo techo, la cual mide aproximadamente 12 metros de altura, y fue tallada en madera por el talentoso escultor poblano José Luis Silva.

Y claro está, la gastronomía no se queda atrás, recomendándote el mercado del municipio, donde podrás degustar la mejor barbacoa de la región así como tlayoyos de alverjón, consomé de borrego, cuernitos de higos y vinos y licores de frutas.

Pero luego de todo lo comentado, y sin duda alguna, el atractivo que ha vuelto famoso este lugar es la elaboración de esferas, ya que hay más de 200 talleres dedicados a esta actividad, talleres que producen decenas de millones de esferas navideñas cada año, siendo una de las principales actividades generadoras de economía de este pueblo, además que contagia el colorido de las esferas y otros adornos festivos a sus fachadas. 

Cabe destacar que dicha actividad se ha de agradecer a Rafael Méndez Núñez, de quien por cierto podemos encontrar un busto en la Plaza de la Constitución, y quien fuese responsable de enseñar al pueblo a elaborar esferas, y posteriormente concretar la primera fábrica de esferas en Puebla.

Hoy, Chignahuapan puede brillar con luz propia, este pequeño municipio donde cada día, distintas esferas, con variados diseños y decoraciones, decoran cada una de sus fachadas, elementos que embellecen y dan identidad a este pueblo mágico. 

 

BUSCAN DECLARAR A LAS ESFERAS DE CHIGNAHUAPAN COMO PATRIMONIO CULTURAL INTANGIBLE

En días pasados, mediante un Punto de Acuerdo que presentó la diputada Josefina García Hernández, se exhortó al titular del Poder Ejecutivo Estatal, a través de la Secretaría de Cultura, a realizar las acciones necesarias para declarar a Las Esferas de Chignahuapan, Patrimonio Cultural Intangible y reconocerlo como un Bien Constitutivo del Patrimonio Cultural del Estado, el cual fue turnado a la Comisión de Cultura.

La propuesta tiene la finalidad de conservar y preservar esta tradición, que además es sustento económico de cientos de familias de Chignahuapan que tienen sus talleres de elaboración de esferas, siendo de los municipios principales productores de esferas en el país.

Es también el principal atractivo turístico del municipio, señala la justificación del punto de acuerdo.