Desplazados indígenas, estudiantes, campesinos, maestros idóneos e interinos permanecen en plantón permanente

Excélsior

El estado de Chiapas está a punto de la ingobernabilidad. Desplazados indígenas, estudiantes, campesinos, maestros idóneos e interinos permanecen en plantón permanente a las afueras del Palacio de Gobierno, sin encontrar respuesta alguna a sus demandas. A diario se registran bloqueos carreteros, incluso a cada conductor se les exige una cuota para circular.

LOS INDÍGENAS MENCIONAN QUE A PESAR DE LOS ACUERDOS FIRMADOS, NO RECIBEN AYUDA

Los indígenas desplazados de Chenalhó, con quienes han firmado acuerdos, no regresan a sus comunidades porque el gobierno no ejerce las órdenes de aprehensión contra los llamados grupos paramilitares, además estar abandonados sin la ayuda humanitaria necesaria. Aracely Cruz López, mujer desplazada, señaló que “nos dejaron una minuta de trabajo en donde lo iba cumplir todo el gobierno, quedó asentado en las minutas todas las demandas, pero hasta el momento no lo está cumpliendo”. Agregó que desde hace años se ha exigido la desarticulación de los grupos paramilitares que “nos desplazaron de las comunidades y hemos exigido cárcel contra los grupos que nos asesinaron, asesinaron a mi papá, se llamaba Guadalupe Cruz Hernández, a pesar de haber ordenes de aprehensión no han sido ejecutadas”. Otros de los puntos acordados en la minuta fue la dotación de alimentos, cuyos productos no les llega completo. Las familias sobreviven en el plantón, comen lo que pueden y sus hijos no pueden acudir a la escuela.