El conjunto británico se impuso por 2-0 y extendió el global a 3 a 0. Los de Thomas Tuchel ya están entre los mejores ocho del certamen europeo.

Infobae.

Fue una prueba compleja para el Atlético Madrid. Con la presión que le generó el Barcelona y el Real Madrid en La Liga, el equipo de Diego Simeone viajó a Stamford Bridge con la misión de revertir el 1 a 0 sufrido frente al Chelsea en el primer partido de los octavos de final de la Champions League. No lo pudo lograr ya que se topó con un duro elenco inglés que lo superó con claridad por 2-0, con goles de Hakim Ziyech y Emerson, y avanzó a los cuartos.

En la primera etapa se vio a un combinado albirrojo cargado de nervios e imprecisiones, mientras que los Blues intentaban capitalizar las dudas ajenas. Así, cuando el cronómetro marcaba los 34 minutos, Hakim Ziyech festejó el 1 a 0 después de un contragolpe perfecto. A partir de la conquista del dueño de casa, todo fue cuesta arriba para el Aleti.

En el complemento, el Chelsea continuó dominando. Tuvo dos chances muy claras, que ambas las tapó arquero Oblak. Un disparo venenoso de Rüdiger que salió apenas desviado, fue la más clara. Ziyech continuó siendo la referencia del equipo blue y volvió a generar peligro en la defensa rival.

El Cholo Simeone movió el banco en busca de más presencia arriba y para que el equipo reaccione. Entraron Démbélé por Carrasco y Ángel Correa reemplazó a Luis Suárez, quien se sorprendió con el cambio y se retiró de la cancha con una sonrisa irónica. El uruguayo intentaba alcanzar su gol 500 en su carrera, sumando clubes y selección.

El DT argentino no se quedó ahí y a falta de 20′ puso toda la carne en el asador: adentro Lemar en lugar de Trippier y que retroceda unos metros Llorente. Atlético de Madrid dejó el todo por el todo para continuar con vida en la Liga de Campeones. 

La primera jugada de peligro de esta etapa fue por Llorente, tras un remate cruzado que Mendy rechazó muy bien con sus manos. Luego, fue el turno de Joao Félix con una buena acción personal, que terminó con un desvío justo al córner. La mala noticia llegó por la expulsión directa de Savic, tras un codazo al pecho de Rüdiger, situación que Chelsea provecho y de contragolpe casi anota el segundo.

Sobre el final, el equipo inglés contó con espacios y pudo convertir más tantos, pero no estuvo fino. Démbélé también tuvo su oportunidad para igualar el partido, pero definió muy mal. Ya en tiempo de descuento, fue nuevamente Joao Felix que enganchó dentro del área y encontró otra gran reacción del arquero Mendy para mantener el arco en cero.

Tanto perdonó el Atlético que en el final, Chelsea anotó el segundo con una contra letal que terminó con conversión de Emerson. De esta manera, el equipo inglés cierra un global 3-0 para avanzar a los cuartos de final de la Champions League.