Los lujos y la poca conciencia ante la actual pandemia también marcaron la celebración

Exclusivas Puebla

En días pasados, Francisco Romero Serrano, titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE), organizó una fiesta en su propia casa, con motivo del cumpleaños de su pareja sentimental, celebración a la que acudieron diversos personajes de la política y del sector privado.

Dicho festejo es cuestionable por varias razones, la primera de ellas es el desacato a las medidas sanitarias, debido a la actual contingencia por Covid-19, misma que ha dejado más de 100 mil muertes en todo el país, pues, además de los invitados, acudió un mariachi.


Sin embargo, lo destacable de esta reunión hace referencia a los invitados, quienes compartieron mesa con el responsable de fiscalizar y sancionar los recursos públicos en la entidad poblana, pues algunos de ellos han sido señalados por fuertes casos de corrupción y, quienes, los actuales gobiernos, tanto federal como estatal, han cuestionado.

En las fotos que se tomaron durante dicha celebración se observan los rostros de Juan Carlos Lastiri Quiroz, ex colaborador de Rosario Robles, misma que está vinculada al caso de La Estafa Maestra, caso que sigue siendo investigado por las autoridades; Víctor Manuel Giorgana Jiménez, ex diputado federal del PRI en la LXIII Legislatura; Aristeo Reyes, presidente de la Asociación de Empresas de la Construcción, fuertemente ligado a los gobiernos de Mario Marín y Enrique Doger, de los cuales se benefició económicamente; Javier Tirado Saavedra, alcalde de Chignahuapan, quien ha sido señalado de actos ilícitos, como desvío de recursos y abuso de poder; además de Luis Márquez Lecona, alcalde de Zacatlán, quien ha sido acusado de abuso de poder, además de enfrentar acusaciones por violación de los derechos humanos de comerciantes y artesanos de dicha localidad.

Una realidad es que, a los alcaldes les conviene ser cercanos al titular del organismo que se encargará de fiscalizar los recursos estatales que éstos manejan, de ahí que Javier Tirado y Luis Márquez, mediante dicha invitación, también podrían estar negociando la aprobación de sus cuentas públicas, pese a que el manejo de la titularidad de la ASE debería ser completamente imparcial.

Otro de los puntos observables en las fotografías es el lujo en el que vive Francisco Romero Serrano, recordando que sigue siendo un funcionario del movimiento encabezado y promovido por Andrés Manuel López Obrador, la Cuarta Transformación, misma que tiene como una de sus directrices la austeridad, empero, en su casa se observa todo lo contrario.


Además, se observan múltiples cabezas de animales a modo de trofeo colgadas en las paredes, ¿qué pensarán las organizaciones protectoras de animales al respecto?

Esta casa editorial mantiene el compromiso de informar con veracidad los hechos en el Estado, por ello, ha exhibido en repetidas ocasiones a la ASE y su titular ante la opacidad y los presuntos actos de corrupción en los que Francisco Romero se ha visto envuelto, además de, ahora, destapar sus nexos con personajes poco gratos para todo México.