Ernesto Reyes @Netto_reyes / Marco Escamilla C. @Marcoaec73

 

Cantar, como medio de transporte; escribir canciones, a forma de conjuro para sanar, para conectar y liberar, esta es la ideología que día a día acompaña a Cecy Leos, cantante, músico y compositora mexicana, originaria de Ciudad Cuauhtémoc, Chihuahua, misma que encuentra en la escritura de canciones una fórmula para sobrevivir.

Ahora, y con motivo del lanzamiento de su nuevo disco, Cecy platicó con Exclusivas Puebla, compartiéndonos cada detalle que forma parte de su proyecto.

“Mi primer núcleo fueron mi madre y mi hermana; mis papás se divorciaron cuando yo era pequeña. Mi madre cantaba espectacular y mi hermana también, entonces como que a mí se me hizo muy natural… Al crecer descubrí que mi mamá antes de ser mamá se dedicaba a cantar al lado de mi papá, tenían un grupo de música folklórica latinoamericana. Cuando tenía nueve años mi padre me llevó una caja gigante, yo pensaba que era una bici y era una guitarra, no me enseñó a tocarla, pero me la mandó, ahí empecé a aprender a tocar guitarra. Hasta el día de hoy, nunca me quise convertir en cantante, siempre me he asumido como cantante”.

Sus temas narran episodios de la vida, los sueños, amores y desamores, siempre escritos desde la honestidad y con tendencia a la introspección, buscando siempre en la música sonidos que acompañen sus historias de forma natural y simple.

“La Cecy de hoy está más abierta a la búsqueda, siento que toda la vida tuve las cosas claras, pero también muy en una burbuja, como que buscaba un mundo de perfección en mi carrera, en mi vida personal, amorosa y tenía que ser así como en una película de Hollywood: final feliz o Disney por ahí.

Ahora ya he vivido y ya me he dado mis buenos golpes de aprendizaje y la Cecy de ahora entiende un poco más que el sentido está en vivir el presente, en amarme y en disfrutarlo, seguir soñando alto pero basado en el disfrute de lo que está sucediendo”.

Para 2007, Leos se integra a la banda femenina Kaay, con quien lanzó dos discos. “Kaay” en 2012 y “Des-Equilibrio” en 2014, bajo el sello discográfico de Sony Music México, logrando presentarse en los foros más importantes de la CDMX, realizando giras por la mayor parte de la república mexicana, e incluso conseguir una nominación a los Latin Grammy 2015 en la categoría “Mejor nuevo artista”, una etapa que la cantautora recuerda con mucho cariño, pese a vivir una separación inesperada.

“Creo que fluyó fácil, yo cuando vine a Ciudad de México en realidad mi proyecto de vida siempre fue ser solista, cuando Kaay se cruzó por mi camino fue como sobre todo emocionalmente, como un acto de familia, como empezar a remar junto con alguien más, fue hermosa la experiencia, me ayudó a aprender a ceder, a escuchar, a bajarle al ego y fue una escuela maravillosa”.

Luego de lo vivido con su agrupación y después de haber compuesto canciones para artistas como Cristian Castro, Carlos Rivera, Sasha, Benny y Erick, Playa Limbo, Jary, Edith Márquez, Yuridia, Juan Solo, Abraham Mateo, Abel Pintos y muchos más, Cecy se encuentra promocionando su disco “De la noche a la aurora”, una historia sobre sanar, conectar contigo mismo y liberarte.

“A finales de 2019 algo sucedió en mi vida que sentí un quiebre, en los últimos años de mi vida y después del rompimiento de Kaay, creí que era momento de poner también atención a mi vida personal.

Este disco parte de eso, de muchos rompimientos de ilusiones de mi vida, bloquee el dolor del rompimiento con Kaay y a finales de 2019 este proyecto personal también se rompió, me quedé como en medio del limbo, sintiendo que ya no sabía qué hacer porque mis proyectos artísticos no habían crecido como yo había soñado y mi proyecto personal también se había roto.

Este disco parte de una oscuridad y de desolación de no saber para dónde, tuve la fortuna de no caer en la depresión. Era invierno y tomé la decisión de viajar muchos kilómetros, me fui a Argentina, con el corazón roto y los sueños ya muy chuecos, Argentina me ayudó a entender que tenía que buscar más hacia dentro que hacia fuera. En Argentina empezaron a nacer las primeras canciones, así fue el inicio. Cuando empezó a nacer este disco no lo pensé así, las canciones fueron naciendo y, conforme nacían, mi corazón se fue liberando”.

A través de 7 canciones, podemos disfrutar de una historia de amor que Leos recuerda y cuenta con nostalgia, partiendo del punto de quiebre personal a raíz de una ruptura amorosa, comienza un viaje cargado de misticismo con letras profundas, conectadas con la naturaleza. 

“La introducción se llama conjuros para olvidar, esa fue la última canción que nació, a pesar de que es la primera en el disco. Cuando empecé a hacer este disco, seguía muy triste, estaba preocupada en hacer un disco triste y dar ese mensaje a la gente que me escuchara, entonces fui entendiendo que fueron canciones que a mí me ayudaron a sanar y quería que también la gente que lo escuche pueda sanarse, así realmente lo cargué de magia y quise conjurarlas, para mí eso es esta introducción, este conjuro de decir ‘¿Sabes qué?, estas canciones que escuches, tal vez te va doler, pero es como limpiar con agua oxigenada: a veces arde, pero te van a sanar’”.

Para finalizar, Cecy Leos aprovechó para invitar a todos a escuchar su nueva producción: “23 minutos para escucharlo, quisiera que este disco se tomara a modo de ritual o meditación, es para entrar en ti, hacer un repaso de tus pensamientos y tus emociones y acomodarlas y limpiarlas. Que se vaya lo que se tenga que ir y se quede lo que se tenga que quedar”.