El líder del sindicato petrolero pudo haber sido el precursor del huachicoleo en México, utilizando su poder para extraer pipas de combustible de la refinería de Azcapotzalco

Huffignton Pöst

Carlos Romero Deschamps pudo haber sido el primer huachicolero de México. De acuerdo con documentos de la –ahora extinta– Dirección Federal de Seguridad (DFS), el líder petrolero presuntamente aprovechaba el fuero que le brindaba su cargo de diputado federal para sustraer ilegalmente combustible propiedad de Petróleos Mexicanos. Una investigación publicada por el periódico Reforma reveló su presunto modus operandi, a través de documentos oficiales desclasificados: el combustible era extraído de la refinería de Azcapotzalco en pipas con doble fondo que supuestamente pertenecían a Romero Deschamps. Aunque el superintendente de la refinería desestimó los señalamientos de robo de combustible, publicados en periódicos de la época, quedaron asentados en los reportes de inteligencia de los agentes Javier García Paniagua y Miguel Nazar Haro. García y Nazar comenzaron a espiar a Romero Deschamps en 1977, cuando a los 33 años de edad cuando anunció que se postularía como candidato a secretario general de la sección 35 del sindicato petrolero.

A lo largo de los años la carrera de Romero iría en ascenso, así como su influencia política. Paralelamente, su expediente en la Secretaría de Gobernación crecería en tamaño, acumulando señalamientos de supuestas actividades ilícitas y abusos poder. Acusaciones de secuestros y golpizas a sus adversarios políticos durante sus primeros años como diputado federal, así como actos de represión contra opositores, e, incluso, el desvío de fondos del sindicato para financiar ilícitamente campañas políticas, forman parte de las investigaciones de los agentes de la Segob.

TRAS LA TRAGEDIA, REVIVEN ACUSACIONES

 Días después de la explosión en el ducto de Pemex, ubicado en Tlahuelilpan, Hidalgo, en el que perdieron la vida 89 personas, el presidente Andrés Manuel López Obrador fue cuestionado si se investigarían denuncias en contra de Carlos Romero Deschamps. El diario La Jornada reportó que el presidente declaró que, de existir, no se interpondría a la investigación de cualquier tipo denuncias en contra del líder petrolero. En el caso de que un asunto se atorara, inmediatamente, cuando menos, en forma respetuosa, sin ofender a nadie, lo daríamos a conocer a los ciudadanos”, Andrés Manuel López Obrador. López Obrador aseguró que su administración no permitirá la impunidad, y dijo confiar en la autonomía de la Fiscalía General de la República. Sin embargo, aseguró que “no se van a meter en la vida interna de un sindicato”.