Carolyne Rodríguez

Luego de que el pasado viernes, más de dos mil unidades del transporte público regresaran a circular en calles como la 10, 11 y 14 Poniente-Oriente, así como la 9 Norte-Sur, se ha reportado un incremento considerable en cuanto a caos vial, congestionamiento vehicular y, sobre todo, la invasión de ambulantes. En un recorrido por la zona, se detectó gran congestionamiento de vehículos en la calle 14 Oriente-Poniente, donde, cabe resaltar, no se registró la presencia de personal de vialidad, hecho que generó grandes retrasos a los conductores que circulaban a lo largo de la citada calle. La misma situación se reportó en la calle 10 Oriente-Poniente, sin embrago, en ésta, sí se cuenta con la presencia de seguridad y vialidad municipal, quienes supervisan que los choferes no rebasen la velocidad máxima (30 kilómetros por hora), la correcta realización de las paradas en los lugares permitidos, no circular con sobrecupo de pasajeros y que sólo circule transporte ligero. A pesar de que las unidades del transporte público cuentan con información acerca de su trayecto en su interior, se detectó que aún hay desconocimiento por parte de algunos usuarios sobre las rutas que éstos seguirán. Cabe mencionar que regresaron 72 rutas, mismas que congregan más de dos mil unidades entre microbuses y combis, mientras que más de 200 unidades, catalogadas como “transporte pesado”, no podrán ingresar a estas calles, sin embargo, se les permitió una ruta alterna para no afectar al usuario.

ALGUNAS DE LAS CONDICIONES PARA EL INGRESO DE LOS COLECTIVOS SON:

– Queda prohibido el ingreso de vehículos con peso mayor a 13.5 toneladas.

– No podrán circular a más de 30 kilómetros por hora.

– No realizar paradas a mitad de calle.

AMBULANTAJE

Tras el reingreso del trasporte público al Centro Histórico, el ambulantaje se desbordó. Desde tempranas horas, en calles como la 6, 8 y 10 Poniente-Oriente, diversos comerciantes comenzaron a instalarse en esta zona, donde, cabe destacar, no está permitida la actividad comercial. Al realizar un recorrido por la calle 5 de Mayo, así como la 6, 8 y 10 Poniente, se detectaron a centenares de ambulantes que, a pesar de la presencia de elementos de la Policía Municipal, se establecieron para realizar su actividad comercial, ofreciendo comida, ropa, zapatos, bolsas, artículos de tecnología, artículos de papelería, entre otras cosas, lo que representa una competencia desleal para los comerciantes que pagan sus impuestos. Lo mismo sucede en la 8 Poniente, y aunque en esta vialidad aún no circula el transporte convencional, el comercio informal invade el acceso a los locales establecidos. Hasta el momento, las autoridades municipales no han podido solucionar este problema y cumplir con el proyecto del ordenamiento comercial.