La semana pasada, la Cámara de Diputados aprobó una modificación a la Ley Orgánica de la Administración Publica Federal y de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes para que la Secretaría de Gobernación (Segob) se encargue de clasificar los videojuegos en México. Esta iniciativa provocó preocupación entre los involucrados con el foro Internacional del Juego (DEVHR), colaboradores de la academia y miembros de la industria del software de entretenimiento interactivo, quienes señalaron que la requiere ajustes antes de ser aceptada.

Por medio de un comunicado, dejaron claro que, en su estado actual, esta reforma “puede poner en riesgo los derechos digitales de la sociedad mexicana, entorpecer el desarrollo de la industria local y poner en riesgo la inversión extranjera de este sector en nuestro país”. Además, señalan que los el uso del término videojuego en la ley presenta una ambigüedad legal que dejará en “incertidumbre jurídica” a algunos sectores del mercado.

Más adelante mencionan que la clasificación de videojuegos en otros países se lleva a cabo por sistemas de clasificación ajenos al gobierno, los cuales están conformados por miembros de la industria y académicos expertos en el área. Con lo anterior se garantiza que no existan intereses políticos o económicos que influyan en la clasificación de futuros lanzamientos. Además, destacan que México no tiene influencia con los servidores que están en países ajenos, por lo que para hacer efectiva esta ley tendrían que bloquear las tiendas de Microsoft, Valve, PlayStation y Nintendo. Como imaginas, esto violaría la neutralidad de red que es protegida por el Capítulo VI de la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión.

Texto publicado originalmente por: LevelUp