Dirigente asegura que están en pláticas con CPP y PSI

Jesús Lemus

 El Partido Revolucionario Institucional (PRI) busca una candidatura común que cobije al priista Alberto Jiménez Merino como abanderado a gobernador de Puebla, esta postura surge como una medida desesperada por aumentar las preferencias electorales en las votaciones de junio. El presidente estatal priista, Javier Casique Zárate, señaló que hay pláticas muy concretas con los partidos políticos Compromiso Por Puebla (CPP) y Pacto Social de Integración (PSI), que en el pasado apoyaron al bloque morenovallista. Rechazó que sean una “chiquillada política”, pues enfatizó que tienen su propia estructura al interior del estado de Puebla y que aportarían al trabajo del PRI durante las campañas que iniciarán el 31 de marzo.

Señaló que la fecha límite para registrar la candidatura común a favor de Jiménez Merino es el 23 de marzo, cuando se entreguen los papeles del mismo como abanderado del PRI. El también diputado local del PRI negó que detrás de la designación de Jiménez Merino como candidato del PRI y quien se ubica por debajo de preferencias electorales sobre el propio Enrique Doger Guerrero, que buscó repetir en la nominación, esté la mano del ex gobernador Mario Marín Torres. Dijo que fueron organismos internos del Revolucionario Institucional los que valoraron el perfil de Jiménez Merino como candidato a gobernador del estado de Puebla. “Esta decisión le compete al Comité Ejecutivo Nacional, queremos dejar en claro que no hubo injerencia externa. La decisión se basó de acuerdo al apoyo de comentarios de todos los organismos internos dentro del PRI. Es importante precisar que el candidato del instituto tricolor a Casa Puebla desempeñó los cargos de diputado local, federal, alcalde de Izúcar de Matamoros, además de ser delegado en el Gobierno Federal de Enrique Peña Nieto. También trabajó en los gobiernos estatales de Manuel Bartlett Díaz, Melquiades Morales Flores y Mario Marín Torres.