Un camión cargado de explosivos estalló ante una estación de policía en Kabul, la capital

EFE

Al menos 14 personas murieron y otras 145 resultaron heridas, en su mayoría civiles, a causa de un atentado talibán perpetrado este miércoles en Kabul, capital de Afganistán, con un vehículo cargado de explosivos contra una estación de policía, que quedó parcialmente destruida por la magnitud de la explosión, informaron autoridades afganas. En el atentado murieron 14 personas y otras 145 resultaron heridas, 92 de ellas civiles, afirmó el viceministro de Interior para la Seguridad, el general Khoshal Sadat, en una rueda de prensa en Kabul. El atentado se produjo hacia las 09.00 hora local (04.30 GMT), en el área de PD6, en el suroeste de Kabul, con la detonación de “un vehículo cargado de explosivos”, indicó previamente en un comunicado el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores afgano, Nasrat Rahimi. El objetivo fue “un puesto de control de la comisaría de Policía” de la zona, anotó Rahimi.

La magnitud de la explosión, que se sintió en varios puntos de la ciudad y generó una gran columna de humo, causó un gran socavón y dejó reducida a escombros parte de la comisaría, mientras las estructuras aún en pie perdieron tejados y ventanas. Los talibanes reivindicaron el atentado en un comunicado en el que informaron de que su objetivo fue la “estación de policía y el centro de reclutamiento adyacente”. El atentado, señalaron, fue llevado a cabo por el “héroe del Emirato Islámico (como se autodenominan los talibanes) Jabbar Logari, que usó un camión cargado de explosivos”. La potente explosión destruyó los edificios y mató o hirió a docenas de hombres armados”, subrayaron los insurgentes, que anotaron que no hubo víctimas civiles al no permitírseles acceder a la zona.