Un pequeño de un año falleció a causa de una negligencia médica derivada de la picadura de un alacrán en el municipio de Coayuca de Andrade, Puebla.

Los familiares del menor, señalaron durante el noticiero Buenos días con López-Díaz ,  que al llegar al Centro de Salud del municipio , el personal se negó a atender al pequeño, pues aunque tenían el antídoto no contaban con médicos que lo suministraran y los presentes no estaban capacitados para hacerlo.

Ante la situación, los familiares del menor se trasladaron al hospital de Zacapala donde se le aplicó el antídoto, pero el menor tuvo complicaciones respiratorias y falleció de un paro cardico, informa elPeriódico Central.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos ha recomendado en diversas ocasiones a la Secretaría de Salud del estado,  mejorar las condiciones de las clínicas y hospitales sin que hasta el momento se haya obtenido respuesta.

Texto publicado originalmente en: Terra Noticias