Los casos se dispararon de 2,000 a 28,000 por semana. Los desarrolladores de la vacuna Sputnik V se mostraron a favor de la inmunización de los menores. “Hay que inocular al 70-80% de ellos”, dijeron

 Cerca de la mitad de los niños hospitalizados con Covid-19 corresponde a traslados desde otros centros médicos donde se contagiaron cuando recibían tratamiento por otras enfermedades

 

EN MOSCÚ, foco de la pandemia en Rusia, los nuevos casos de Covid-19 se han multiplicado por cinco en las últimas dos semanas (casi 19,000 al día).

 

Los casos de Covid-19 entre los niños se han disparado en Moscú en los últimos quince días, de 2.000 a 28.000 por semana, informó este miércoles el Departamento de Sanidad moscovita en su página web.

La autoridad sanitaria destacó no solo el incremento sin precedentes del número de contagios sino también de las hospitalizaciones de menores con Covid-19, que en las últimas dos semanas se han multiplicado por diez, llegando a 120 ingresos diarios.

Según el comunicado, cerca de la mitad de los niños hospitalizados con Covid-19 corresponde a traslados desde otros centros médicos donde se contagiaron cuando recibían tratamiento por otras enfermedades.

“Para disminuir el riesgo de contagio para la categoría de niños más vulnerables hemos tomado la decisión de suspender durante tres semanas los ingresos programados en los hospitales pediátricos”, añadió Sanidad.

Alexandr Ginzburg, director del Centro Gamaleya, desarrollador de la vacuna anti covid Sputnik V, se pronunció este miércoles a favor de la vacunación de los niños.

“Los niños también son personas, no se diferencian en nada: hay que vacunar al 70-80% de ellos, lo mismo que en el caso de los adultos”, dijo el científico en declaraciones a la agencia Interfax.

Precisó, eso sí, que la vacunación de los menores debe llevarse a cabo con el consentimiento de sus padres.

Según Ginzburg, dentro de tres meses y medio puede estar disponible una vacuna Sputnik para niños de entre 6 y 11 años.

Rusia registra todos los días nuevos récord de contagios de Covid-19 aunque la variante Ómicron no es la dominante aún en el país (representa el 48,3%).

En todo el país se han detectado casi 6.000 casos de Ómicron hasta ahora en 68 de sus 83 regiones, según dijo el martes la jefa sanitaria, Anna Popova.

En Moscú, foco de la pandemia en Rusia, los nuevos casos de Covid-19 se han multiplicado por cinco en las últimas dos semanas (casi 19,000 al día).

Pese al incremento diario de los casos, las autoridades sanitarias rusas decidieron reducir la cuarentena para personas que han estado en contacto con un paciente con coronavirus de 14 a siete días.

Según las autoridades sanitarias, 78.059.701 millones de rusos han recibido la pauta total de la vacunación, lo que representa un 64,4% de la inmunidad colectiva del 80% que el país quiere alcanzar.

La variante Ómicron ya concentra un 90% de los casos de COVID globales analizados

 

La variante Ómicron del coronavirus no será el fin de la pandemia, ya que su rápida propagación aumenta la probabilidad del surgimiento de una mutación más peligrosa, indicó Alexánder Guíntsburg, director del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Moscú, el laboratorio ruso que desarrolló la vacuna anticovid Sputnik V.

Los casos de Covid-19 asociados a la variante Ómicron, más contagiosa que las anteriores cepas del coronavirus, son ya un 90 por ciento de los analizados en los laboratorios de todo el mundo, informó hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La variante Delta, que fue la cepa dominante en buena parte del año 2021, se confirmó en sólo un 10.7 por ciento de los casos, y los porcentajes de otras cepas fueron casi despreciables.

El informe indicó que varios países han detectado aumentos de una subvariante de la cepa ómicron, la BA.2, que preocupa a algunos científicos por su mayor dificultad en ser detectada por los test, aunque la OMS indica que un 98.8 por ciento de los casos Ómicron confirmados pertenecen a la subvariante BA.1, que no tiene esa característica.

La OMS reitera que parece haber “más bajo riesgo de enfermedad grave y muerte” en infectados con la variante ómicron, aunque el fuerte aumento de casos que ha provocado, con cifras récord de contagios en todo el mundo, ha añadido presión a muchos sistemas de salud.

La capacidad para a variante Ómicron de evadir la inmunidad que teóricamente daban las vacunas y los anticuerpos de pacientes recuperados es, según la OMS, el principal factor que explica el ascenso exponencial de contagios que ha producido la actual ola.

El informe también deduce que la Ómicron puede generar un mayor número de casos asintomáticos, lo que a su vez puede haber ayudado a la expansión mundial del coronavirus en los últimos tres meses.