El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, llamó nuevamente a las autoridades a garantizar la seguridad pública en el estado y en el país, tras lamentar la muerte de un periodista más y por la situación que se vive en el “Triángulo Rojo” del robo de combustible.

Por: Abel Martínez

En entrevista, después de oficiar la misa dominical en la catedral metropolitana, el arzobispo recordó que los sacerdotes en el “Triángulo Rojo” también se sienten amenazados por la inseguridad, además lamentó la distorsión de la devoción que algunos habitantes, relacionados con este delito, han hecho al adorar al “niño huachicolero”.

“Esto es lamentable, siempre he dicho que esa zona es difícil, ojalá se atienda lo más pronto posible y se atienda de verdad. Esa gente que habla de una devoción a la santa muerte, que si el niño huachicolero, ese tipo de devociones no entran dentro de la piedad de la gente, sobre todo de la iglesia”, pronunció.

Con respecto al panorama nacional, el arzobispo lamentó el homicidio de la periodista chihuahuense Miroslava Breach y se solidarizó con los periodistas profesionales.

“Hay que respetar la vida. Matar a una persona es un desprecio a la vida, sobre todo cuando se da de esta forma violenta y por la profesión, en este caso por ser periodista. Los acompaño, a todos los periodistas y a los que trabajan en los medios por este hecho tan lamentable de la periodista de Chihuahua. Cuídense y cuidémonos porque todos estamos con el peligro, todos con el Jesús  en la boca”, agregó.

Finalmente, el arzobispo suscribió el llamado que esta semana el gobernador de Puebla, José Antonio Gali Fayad, hizo a todos los sectores sobre decir no a la corrupción.

 

 

Con información de: Tribuna Noticias