Nora Merino consideró que el medio ambiente siempre se convirtió en un modelo de negocio para las administraciones emanadas del PAN

Jesús Lemus

Mientras la bancada del Partido Encuentro Social (PES), exigió a la Auditoría Superior del Estado (ASE) presentar las pruebas sobre el desvío de mil millones de pesos en el gobierno de Antonio Gali Fayad para sanear el lago de Valsequillo, la bancada del PAN señaló que esta acusación se trata de una campaña de desprestigio rumbo al 2021.

La diputada local del PES, Nora Merino Escamilla, consideró que el medio ambiente siempre se convirtió en un modelo de negocio para las administraciones emanadas del PAN.

La también presidente de la Comisión del Medio Ambiente, consideró importante que la ASE, a cargo de Francisco Romero Serrano, concluya las investigaciones que tiene de administraciones anteriores, para comprobar que sí hubo desvío de recursos públicos en diversos programas sociales, como fue la limpieza de lago de Valsequillo.

“La Auditoría Superior del Estado debe presentar las pruebas sobre este desvío de dinero, porque entre más tiempo se pase, más herramientas se dará a la oposición para decir que se trata de una campaña de desprestigio en contra de los gobiernos pasados”, señaló Merino Escamilla.

Por su parte, el diputado local del PAN, Oswaldo Jiménez López, sentenció que si no hay pruebas del presunto desvío de recursos en la gestión de Gali Fayad, la acusación quedará como una simple campaña de desprestigio.

Consideró que las acusaciones sin fundamento, es porque se quiere desacreditar a posibles perfiles que podrían aparecer en las boletas electorales de 2021.