Jesús Lemus

Diputados locales de la comisión de Igualdad de Género del Congreso del Estado, avalaron una reforma a la Ley para una Vida Libre sin Violencia, donde se amplían los criterios para la violencia obstétrica.
Lo anterior implica, que filmar sin permiso o negar la compañía de una mujer durante el parto, además de prohibir sin consentimiento de la paciente el ingreso externo, atención o intervención de personal no acreditado ni justificado en cuestiones de salud, se clasificarán como violencia obstétrica.
La propuesta fue presentada por las diputadas locales del PES y Morena, Nora Merino Escamilla y Vianey García Romero, quienes explican que de incurrirse en esos escenarios de violencia obstétrica, se castigará con cárcel, además de multas económicas que dependerán de los daños provocados al paciente.
Con base en datos proporcionados durante la comisión de Igualdad de Género, se explicó que la Encuesta Nacional sobre Dinámica de las Relaciones de los Hogares, se establece que en Puebla hay un 34.8 por ciento sobre violencia obstétrica.
“Previa solicitud, negar el acompañamiento de persona de confianza durante la prestación de los servicios médicos en los que la normatividad en materia de salubridad, epidemiología o control sanitario no lo prohíba; fotografiar o grabar por cualquier medio el procedimiento de atención médica sin que medie el consentimiento voluntario, así como el ingreso, atención o intervención de personal externo no acreditado ni justificado médicamente, sin que medie el consentimiento voluntario”.
Cabe señalar que el proyecto será avalado en el tercer periodo de sesiones del Congreso del Estado de Puebla, el cual iniciará este 15 de mayo mediante sesiones online, a raíz de las medidas de contingencia para evitar más contagios del COVID-19.