Forbes / El Financiero

 

Este viernes en la conferencia matutina desde el Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el siguiente año se buscará aumentar considerablemente el nivel del Salario Mínimo General Nacional (SMGN).

Recordó que durante los dos primeros años de su gobierno se ha promovido un aumento justo al salario mínimo. Sin embargo, aún no ha sido suficiente.

En el primer año de su gobierno, el salario mínimo se aumentó en 16 por ciento, en el segundo año al 20 por ciento, por lo que se espera un mayor nivel para el próximo año.

López Obrador aseguró que en el país existe un ambiente muy favorable para las inversiones, pero el nivel de salarios continúa débil.

Indicó que es muy decepcionante que los salarios sean muy bajos en comparación con la potencia económica de China: “Es una vergüenza que estén más bajos los salarios en México que en China”, dijo.

El tema del salario mínimo en México ha sido uno de los más sonados dentro de los proyectos del presidente Andrés Manuel López Obrador, mismo que ha crecido durante su administración en dos ocasiones y ya planea hacerlo por tercera ocasión.

Durante su conferencia de prensa de este viernes, el mandatario aseguró que este será uno de sus objetivos para el año 2021 el cual, dijo, será considerable.

En el primer año de su gobierno, el salario mínimo se incrementó en un 16 por ciento. En el segundo año de su administración creció en un 20 por ciento, por lo que se espera un crecimiento incluso mejor para el 2021.

AMLO aseguró que en el país existe un ambiente muy favorable para las inversiones, algo que provocará una mejoría en la economía del país, pero que el nivel de salarios no se ha fortalecido como se tenía esperado.

 

Aumento al SMGN en 2021 abre una puerta para la recuperación económica

 

Hasta ahora no se sabe cuánto será el nuevo incremento, pero se espera que sea similar a los anteriores.

Sin embargo, no sólo López Obrador ha sido el encargado de darle más dinero a los trabajadores a través del salario mínimo. De hecho, todos los presidentes han hecho crecer este índice salarial.

Esta “cuantía mínima de remuneración que un empleador está obligado a pagar a sus asalariados por el trabajo que estos realizan”, como lo define la Organización Internacional del Trabajo (OIT), no puede ser rebajada por ningún convenio particular o colectivo. Ante esto, a lo largo de los sexenios se ha visto reflejado esta ley implícita en la economía mexicana.

Por ejemplo, durante el periodo de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), el salario mínimo se elevó menos siete pesos. En 1989, el SMGN se ubicaba en 7,947 pesos, y al final de su lapso como presidente, dejó el salario mínimo en 14.12 pesos.

Cabe recordar que durante su mandato se tomó la decisión de instaurar los “nuevos pesos”. Esta estrategia, conocida como el “error de diciembre”, consistió en quitarle tres ceros al peso para que las operaciones matemáticas fueran menos engorrosas, además de maquillar la inflación en la que se encontraba México.

Ya con esta nueva moneda, llegó a la silla presidencial Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000). Durante los años en los que fue jefe del Ejecutivo, al salario mínimo se le añadieron alrededor de 20 pesos. En 1995, se encontraba a 15.10 pesos, y para su salida, quedó en 35.23 pesos.

Un nuevo horizonte se veía posible con la rotación del PRI, quien había gobernado por más de 80 años. Vicente Fox Quezada (2000-2006), candidato del Partido Acción Nacional (PAN) tomó posesión como presidente de México. En su primer año, 2001, el salario mínimo se hallaba en 38.05 pesos, y a la hora de salir estancó el SMGN en 47.21 pesos. El crecimiento sólo fue de 9.16 pesos.

El PAN continúo como el partido que encabezaba al país, pues Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012) se convertía en el nuevo mandatario. Con él, el salario mínimo vio una suma total de 11.6 pesos, pues arrancó en 49.06 pesos y terminó en 60.66 pesos.

Con la vuelta del PRI al poder para el periodo de 2012-2018 con la figura de Enrique Peña Nieto al frente, no se sabía qué podía suceder. Una gran sorpresa se dio, ya que durante estos seis años, se presentó la mayor alza del salario mínimo desde el sexenio de Zedillo, pues creció 25.29 pesos, casi lo mismo que lo logrado por Calderón, Fox y Salinas juntos.

En 2013, el SMGN comenzó en 63.07 pesos, y para 2018 se colocó en 88.36 pesos. De esta manera, Andrés Manuel López Obrador iniciaba su gobierno con esta tarea de aumentar el salario mínimo. En apenas dos años, ya vio un incremento de 34.86 pesos, más que todos sus antecesores.

A pesar de este buen paso que mantiene AMLO, no logra mejorar su posición ante los ojos de organismos internacionales, como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Este organismo tiene un índice llamado Salario Mínimo Real. En este listado, que reúne el salario mínimo anual, se encuentran ubicados los 28 países miembros y cuatro entidades no miembros. Entre los 32 territorios, México, para 2019 (último año registrado), se encontraba en el lugar 31, con USD 2,510.3, sólo arriba de Japón, pues no tiene datos registrados.

Los países que se encuentran por encima de México son Brasil (USD 4,967), Rusia (USD 5,026), Chile (USD 7330.7), Colombia (USD 7,860.9) y Latvia (USD 9,011.7). Los primeros lugares son ocupados por Luxemburgo (USD 26,252.5), Australia (USD 24,874.9) y Países Bajos (USD 24826.5).

López Obrador leyó una parte de las declaraciones de Larry Fink, publicadas en el diario El Financiero, en donde resaltó las razones por las que México tiene un alto atractivo para la inversión extranjera.

“”Creo que México tiene algo único que no tienen los otros países. México, en mi mente, siempre está como un lugar en donde pueden usar recursos naturales por un largo plazo y esto lo tienen que explotar porque tienen una gran industria, también para la manufactura de Estados Unidos, y la mayoría de las empresas que fabrican están en China, pero se puede cambiar esta situación a través de la inversión que se haga en el país (por la ubicación de México)”, leyó el mandatario.

Y continuó “Para Larry Fink, el panorama es optimista para nuestro país, ya que en el largo plazo se podrían alcanzar los niveles económicos suficientes para tener un mejor bienestar en la población… Hay muchos beneficios que puede obtener México al respecto en el trabajo que tiene en conjunto con acuerdos con Estados Unidos y Canadá, y se puede beneficiar obteniendo productos y servicios más baratos desde el país vecino, y en esto, se deben enfocar, porque pocos países en el mundo tienen las oportunidades que tiene México, y la gente debe invertir aquí y ser optimista al respecto”, resaltó.

Luego de leer las declaraciones del presidente del Consejo y CEO de BlackRock, el presidente mexicano resaltó que “vamos bien afortunadamente”, insistió.