El consumo del vital líquido ayuda a eliminar toxinas del organismo y transportar vitaminas y minerales.

Debido al aumento de las temperaturas en la zona centro del país, la nutrióloga Virginia Carmona Lara del Hospital de Especialidades de San José del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), recomendó a la población ingerir por lo menos de 2 a 2.5 litros de agua natural al día para evitar la deshidratación especialmente en niños, niñas y personas de la tercera edad. Explicó que la cantidad de agua a ingerir puede variar dependiendo de la actividad de la persona, asimismo de su altura y complexión, ya que si se trata de alguien que realiza ejercicio o un atleta de alto rendimiento, este consumo puede llegar hasta los tres litros adicionado con la ingesta de electrolitos. La especialista del Seguro Social enfatizó que también el excederse en el consumo del agua puede ocasionar que nuestros riñones trabajen de más, pérdida de sodio, reduce los niveles de potasio y en algunos caso puede tener náuseas e incluso si es muy recurrente el consumo se dan complicaciones mayores. Expuso que este consumo del vital líquido se debe determinar de acuerdo a las zonas geográfica del país (playa, ciudad o regiones frías), la actividad física del individuo y la edad, ya que una ingesta adecuada ayudará a limpiar el organismo y eliminar las toxinas, además que es un eficaz vehículo para transportar vitaminas y sales minerales indispensables para nutrir a las células. Mencionó que con la transpiración y el funcionamiento diario del organismo se pierden minerales indispensables para el funcionamiento del cuerpo, por lo que es necesario ingerir electrolitos para ayudar al cuerpo a recuperarlos, puesto que estos no se reponen con facilidad.

200 AÑOS DEL CHILE EN NOGADA