Tras tomar en resguardo la parte baja de la autopista México-Puebla, el gobierno estatal inició la semana pasada un estudio para cancelar la construcción de la ciclovía que reduce de tres a dos carriles la circulación de vehículos.

A solicitud de vecinos de las juntas auxiliares de San Lorenzo Almecatla y Sanctorum, así como de unidades habitacionales, personal de la Secretaría de Infraestructura, Movilidad y Transportes evalúa la manera de mejorar el tránsito bajo el segundo piso de dicha vialidad.

El regidor de Medio Ambiente y Trabajo de Cuautlancingo, Rafael Ramírez Hernández, recordó que el 3 de febrero, durante el inicio de las obra de rehabilitación del bulevar Forjadores, planteó al gobernador Antonio Gali Fayad suspender la construcción de la ciclopista.

Posteriormente, la petición fue hecha de manera formal a través de un oficio que fue contestado afirmativamente por la Secretaría de Infraestructura, Movilidad y Transportes el 31 de marzo en el sentido de que se realizarían las adecuaciones necesarias para agilizar el tránsito vehicular.

Entrevistado al respecto, Ramírez Hernández confirmó que la semana pasada personal de la dependencia revisó físicamente la parte baja de la autopista para la adecuación de un bulevar urbano.

La propuesta de los habitantes de la zona es desechar el proyecto de la ciclopista y reintegrar el tercer carril, uno de los cuales debe estar destinado al transporte colectivo.

Explicó que actualmente la reducción del espacio para la circulación de los vehículos particulares y públicos provoca severos conflictos vehiculares, accidentes, inseguridad y molestias a los pasajeros que sufren por la falta de paraderos.

En este problema, dijo, se encuentran los habitantes de las unidades habitacionales 1 y 2 de la Volkswagen, Las Trojes, Nueva Alemania y Los Pinos, además de las juntas auxiliares de Almecatla y Sanctorum.

Denuncian extorsión de agentes viales

Por otra parte, este lunes, concesionarios y conductores de las rutas 30, 65, 72 y Puebla-Mihuacán sostuvieron una reunión con personal de las secretarías de Seguridad Pública e Infraestructura, Movilidad y Transportes para denunciar presuntos actos de extorsión por parte de agentes viales, en específico de los tripulantes de la patrulla 355.

Los empresarios del transporte acusaron que la reducción de carriles bajo el segundo piso de la autopista desapareció los paraderos que utilizaban para los ascensos y descensos, hecho que es utilizado como pretexto por elementos de tránsito para extorsionar a los choferes que se ven obligados a levantar o dejar pasaje.

Esta situación comenzó la semana pasada, después que el gobierno estatal asumió el resguardo total de esta parte de la autopista, pero en este breve tiempo los daños a la economía de los transportistas han sido considerables, por lo que urge poner en orden a los agentes viales, indicaron los afectados.

 

 

Texto publicado originalmente en: Municipios Puebla