Hasta el momento 24 personas han perdido la vida y 79 más se encuentran hospitalizadas tras el desplome ocurrido la noche del lunes

Expansión Política 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador declaró luto nacional por tres días tras el desplome en la Línea 12 del Metro que ha dejado hasta el momento 24 personas fallecidas y 79 heridas.

El decreto, publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), detalla en su artículo primero que “Se declara duelo nacional de tres días, por la tragedia ocurrida en la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México, el 3 de mayo de 2021”.

Los tres días de luto tras el desplome de las estructuras en una de las estaciones de la llamada Línea Dorada, se declararon en ejercicio de las facultades que le confiere el artículo 89, fracción I, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos al presidente de la República.

En el documento se detalla que el decreto deriva tras el “grave accidente en las instalaciones de la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, en la Ciudad de México, en el que perdieron la vida varias personas y otras resultaron heridas”.

“Que ante la citada tragedia, el Gobierno Federal, expresa su solidaridad y profundo dolor hacia las personas fallecidas y lesionadas, así como a sus respectivas familias, y que en testimonio del dolor ante el suceso antes referido, he tenido a bien expedir el siguiente decreto”.

Además, en señal del duelo nacional, la bandera de México se izará a media asta los días 4 y 6 de mayo de 2021.

El accidente ocurrió después de las 22:00 horas, en el tramo entre las estaciones Tezonco y Olivos, en la alcaldía Tláhuac.

Personal de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México, de la Cruz Roja Mexicana y el Escuadrón de Rescates y Urgencias Médicas se trasladó a este punto para labores de rescate de heridos y cuerpos.

La Línea 12 del Metro capitalino va de Mixcoac a Tláhuac, es decir, del poniente al oriente de la capital. Conocida como “Línea dorada”, fue inaugurada en octubre de 2012, en las últimas semanas del gobierno de Marcelo Ebrard en la capital (2006-2012).

Meses más tarde, ya en la administración de Miguel Ángel Mancera (2012-2018), 11 de sus 20 estaciones fueron cerradas temporalmente por fallas en la obra. El cierre se prolongó por más de un año, lo que generó dudas sobre la calidad del proyecto.

En la inauguración, además de que estuvo presente Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno de la Ciudad de México y actual secretario de Relaciones Exteriores (SRE), tuvo como invitados de honor a los empresarios Carlos Slim y Bernardo Quintana, fundador de ICA.

También estuvieron Cuauhtémoc Cárdenas y Miguel Ángel Mancera, ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Jesús Zambrano, presidente del PRD, así como Armando Ríos Piter, presidente del partido Fuerza por México capitalino, y Anthony Wayne, entonces embajador de Estados Unidos en México.

La adquisición de los predios y de los trenes de la Línea Dorada correspondió al Sistema de Transporte Colectivo Metro, que en ese momento estaba bajo la administración de Francisco Bojórquez Hernández, director general del 2006 al 2012.

La construcción estuvo a cargo de la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México (Sobse) bajo el mandato de Jorge Arganis Díaz Leal, actual secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT) (2006-2009), así como de Fernando José Aboitiz Saro (2009-2012) y por conducto directo y final de su órgano desconcentrado PMDF a cargo del Enrique Horcasitas Manjarrez (2009-2014).

La operación de la Línea le correspondió en sus primeros años a la administración de Joel Adolfo Ortega Cuevas, de 2012 a 2015.

El mantenimiento de la Línea Dorada en el primer año de operación fue responsabilidad del Consorcio Constructor como garantía a los sistemas electromecánicos instalados.