Por: Diego Armando Cuautle

Alrededor de 160 estudiantes afectados por la falta de entrega de documentación oficial por parte de la Unimetropolitana de Monterrey, en Teziutlán, enviaron una carta a la Secretaría de Educación Pública (SEP) para que les sean entregados sus documentos inmediatamente y puedan comprobar sus estudios, tras varios meses en los que han buscado una solución a la problemática,

A través de la misiva en la que Exclusivas Puebla tuvo acceso, los afectados dieron a conocer su malestar a la Subsecretaría de Educación Superior, encabezada por Ignacio Alvízar Linares, ya que no ha resuelto su situación.

Cabe señalar que dicha institución de educación superior fue clausurada en agosto del 2017 por la SEP, derivado  de infracciones a la Ley de Educación del Estado de Puebla y en cumplimiento a la resolución al proceso PA03/2016/DRL, por haber retenido documentos oficiales, como certificados parciales y totales, cédulas y títulos profesionales a “alumnos en tránsito y egresados ante la SEP”.

A partir de aquel momento, se habilitó una oficina de orientación en las instalaciones del Instituto Tecnológico Superior de Teziutlán, donde a decir de los estudiantes, fueron atendidos adecuadamente, aunque a partir de esas fechas no han hecho caso de lo que se les prometió, por lo que buscan la intervención de las autoridades escolares, incluso las del gobierno estatal para aclarar su situación.

El documento de los demandantes que será difundido a través de las redes sociales de cada uno de los universitarios, destaca que “desafortunadamente y como ha sucedido en este tiempo, la Dirección de Educación Superior desconoce los apoyos que se les ofreció, dejándonos a la deriva sin salvaguardar nuestros derechos, tal y como se había manifestado”.

Lamentaron que a pesar de haber sufrido los atropellos por parte de dicha universidad privada, “ahora también tengamos que sufrir arbitrariedades por parte de la autoridad, hemos tenido que aguantar burlas, engaños y discursos que al final no se han cumplido”.

A decir de los quejosos, se les prometió que al menos en 45 días se les expedirá el certificado correspondiente, sin embargo, luego de aquel tiempo han tratado de comunicarse a las distintas oficinas educativas para saber el proceso que deben seguir, pero se les da información inexacta, “que hasta parece una burla… Ustedes se han lavado las manos, haciéndonos firmar mediante engaños, un documento de conformidad con dicho certificado”.

Finalmente, hicieron un llamado a las autoridades en dar el apoyo correspondiente tal y como ha ocurrido con los directivos, quienes no han respetado los sellos de clausura.