Científicos de la Universidad de San Diego han creado inteligencia artificial, como un nuevo aliado contra el Covid-19

Odemaris González

Actualmente se cuenta con un nuevo aliado en contra del SarsCov-2. La Facultad de Medicina de la Universidad de San Diego, en California; en donde un equipo de investigadores creó un algoritmo que puede examinar los terabytes de datos en la expresión génica, o sea, los genes que estén activados o no, como lo es con la actual infección vírica; con esto se podrán identificar patrones en los pacientes que han tenido cualquier infección pandémica, siendo una de éstas la actual Covid-19, incluidas otras como MERS, SARS o gripe porcina.

Los investigadores comunican en el estudio publicado en la revista eBiomedicine, como es que un conjunto de 166 genes reveló la respuesta del sistema inmunológico humano en infecciones virales; mientras otro formado por 20 genes que predicen qué tan grave es la enfermedad del paciente, es decir, si tendrá que ser hospitalizado o usará respirador artificial.

“Estas firmas asociadas a la pandemia viral nos dicen cómo el sistema inmunológico de una persona responde a una infección viral y qué tan grave puede llegar a ser, y esto nos proporciona un mapa de acción tanto para ésta como para futuras pandemias”, confirma Pradipa Goshosh, profesor en medicina celular y molecular de la Universidad en San Diego.

El beneficio de este algoritmo se autorizó usando los tejidos pulmonares espigados en las autopsias de fallecidos pacientes de Covid-19 y diversos modelos animales de la infección. Estos patrones con expresión genética estaban vinculados con infecciones inmunitarias de los pacientes, median la gravedad de la enfermedad y predicen los resultados, además de probar terapias para pandemias actuales y futuras.

Los investigadores hallaron el algoritmo que por los datos de expresión genética en pacientes procedentes de diferentes fuentes de datos se ubicaron una totalidad de ARN, transcrito de  pacientes, así como diferentes muestras de tejido y sangre. Identificando patrones similares de expresión genética.

“Pudimos ver y mostrarle al mundo que las células alveolares de nuestros pulmones, que normalmente están diseñadas para permitir el intercambio de gases y la oxigenación de nuestra sangre, son una de las principales fuentes de la tormenta de citoquinas y, por lo tanto, funcionan como el ojo del huracán de la tormenta”, describe Soumita Das, un profesor unido a patología de la Universidad de California en San Diego.

“Ahora nuestro equipo del Centro Humanoid está aplicando el modelo en pulmones humanos y en el contexto de la infección por Covid-19 para examinar los efectos agudos y posteriores de la enfermedad.”, agrega Soumita.

Actualmente el equipo de investigadores está buscando aplicar el modelo para examinar los efectos más agudos posterior a la enfermedad.

Los científicos tienen la creencia que esta información podrá ayudar a pilotear tratamientos para pacientes que experimentan la tormenta de citoquinas y brindar objetivos celulares, con puntos de referencia para medir las mejores. 

En las pruebas de esta teoría se usaron roedores con la versión de molnupiravir, el fármaco que se prueba en la actualidad para los ensayos clínicos y el tratamiento de pacientes con Covid-19, así como anticuerpos neutralizantes del SARS-CoV-2. Más tarde a la exposición al SARS-CoV-2, las células de los roedores no tratados mostraron los genes 166 y 20, vinculados a la pandemia; mientras los otros roedores tratados tuvieron tratamientos efectivos, mitigando la lluvia de citoquinas.