• El temblor se sintió a más de 500 kilómetros de distancia en otras regiones de Afganistán, Pakistán e India, según el Centro Sismológico Europeo del Mediterráneo

  • EN GRAN PARTE del mundo, un sismo de esta magnitud no causaría una devastación tan grande, apuntó Robert Sanders, sismólogo del Servicio Geológico de Estados Unidos. Pero, en estos casos, la cifra de víctimas suele depender de la geografía, la calidad de las construcciones y la densidad de población

  • Casas destruidas, miles de muertos y heridos, además de personas que aún siguen bajo los escombros.

  • En el territorio afgano se encuentran las placas tectónicas india y euroasiática, han sido durante mucho tiempo vulnerables a terremotos devastadores.

  • En 2015, un potente sismo sacudió el noreste del país y se cobró la vida de más de 200 personas en Afganistán y en el norte de Pakistán.

  • Un sismo similar de 6.1 grados causó unos mil decesos en el norte en 2002.

  • Mientras que en 1998, otro de 6.1 grados y las réplicas posteriores mataron a al menos 4,500 en el noreste.

BBC/ El Financiero

El sismo, de magnitud 6.1, se produjo a unos 44 kilómetros de la ciudad de Jost poco después de la 01:30 hora local (21:00 GMT del martes) mientras la gente dormía.

El líder talibán Hibatullah Akhundzada señaló que cientos de viviendas habían quedado destruidas y que esperaban que el número de víctimas aumentase.

Es el terremoto más mortal que se produce en Afganistán en dos décadas y es un gran desafío para el Talibán, el movimiento islamista que recuperó el poder el año pasado después del colapso del gobierno respaldado por Occidente.

“En cada calle por la que vas, escuchas a la gente lamentando la muerte de sus seres queridos. Las casas están en ruinas”, le dijo a la BBC un periodista local en la provincia de Paktika, gravemente afectada.

El temblor se sintió a más de 500 kilómetros de distancia en otras regiones de Afganistán, Pakistán e India, según el Centro Sismológico Europeo del Mediterráneo, citado por la agencia Reuters.

El centro dijo que testigos informaron haber sentido el sismo en la capital de Afganistán, Kabul, así como en la capital de Pakistán, Islamabad.

“Desafortunadamente, anoche hubo un fuerte terremoto en cuatro distritos de la provincia de Paktika, que mató e hirió a cientos de nuestros compatriotas y destruyó decenas de casas”, tuiteó el portavoz del gobierno Bilal Karimi.

El gobierno talibán pidió a la ONU que “los apoye en términos de evaluar las necesidades y responder a los afectados”, dijo a la BBC Sam Mort, representante de Unicef en Kabul.

VIVIENDAS PRECARIAS

El sismo, que ocurrió durante la madrugada mientras mucha gente dormía, se produjo a una profundidad de unos 51 kilómetros, según señala el Servicio Geológico de Estados Unidos.

Los terremotos pueden causar daños significativos en Afganistán, particularmente en muchas áreas rurales donde muchas viviendas no son tan estables o no están bien construidas.

“Un par de helicópteros vinieron a ayudar, pero no está claro qué más pueden hacer, además de mover los cadáveres”, describió Ahmad Nour, un afgano que vive en una de las zonas rurales afectadas.

“Fue poco después de la 01:30 cuando ocurrió el terremoto. Estaba asustado. Traté de encontrar a mis amigos. Algunos perdieron a sus familiares. Algunos están bien, pero sus casas están dañadas”, añadió el hombre.

La comunicación después del terremoto se ha hecho difícil debido a los daños en las torres de telefonía móvil.

“Muchas personas no están al tanto de cómo están sus familiares porque sus teléfonos no funcionan”, dijo un reportero local.

“Mi hermano y su familia murieron, y lo supe después de muchas horas. Muchos pueblos han sido destruidos”.

Afganistán también es un país propenso a los terremotos, ya que se encuentra en una región sísmicamente activa.

En los últimos 10 años, más de 7,000 personas han muerto en terremotos en el país, informa la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU.

DATOS SOBRE AFGANISTÁN

El Talibán gobierna el país: los islamistas de línea dura se apoderaron de Afganistán el año pasado, casi 20 años después de ser derrocados por una coalición militar liderada por Estados Unidos.

Hay una crisis alimentaria: más de un tercio de las personas no pueden satisfacer sus necesidades básicas y la economía está en apuros, ya que la ayuda exterior y el efectivo se agotaron cuando los talibanes tomaron el poder.

Los derechos de las mujeres están restringidos: se les ordenó que se cubran la cara en público y a las adolescentes no se les permitió ir a la escuela.