Huffignton Post

El titular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), Renato Sales, informó que Roberto Mollado Esparza, alias “El Betito”, logró evadir a la justicia y a sus rivales del crimen organizado gracias a las intervenciones quirúrgicas que se hizo para cambiar su apariencia física: se insertó cabello y se realizó un bypass gástrico para bajar 30 kilos. En conferencia de prensa, Sales Heredia detalló que mediante el operativo “Escudo Titán” y sin un solo disparo se logró la captura del presunto líder del grupo delictivo La Unión Tepito en la colonia Rincón del Pedregal, en la delegación Tlalpan. El comisionado nacional señaló que elementos de la Policía Federal detectaron la presencia del narco cuando intentaba trasladarse a otro de sus escondites en Ciudad de México, los cuales se ubican en zonas residenciales de Polanco, Jardines del Pedregal y San Ángel. Al momento de su detención, Roberto Mollado, de 37 años, se encontraba acompañado por su hermano José “N”, quien presuntamente fungía como su escolta personal. Le fueron asegurados 10 mil dólares americanos, cuatro mil 700 pesos mexicanos, 140 dosis de cristal y un arma corta abastecida”, El delincuente cuenta con varias órdenes de aprehensión en su contra: tiene antecedentes penales desde el año 2008, fecha en la que fue sentenciado por el delito de robo a transeúnte; actualmente, se le imputan delitos como narcomenudeo, extorsión, despojo de inmuebles, secuestro y lavado de dinero, entre otros. Además, se le atribuye la orden de diversos homicidios, incluyendo el de dos jóvenes que fueron destazados y cuyos restos fueron arrojados el pasado 17 de junio en un puente vehicular localizado en Insurgentes Norte a la altura de las colonias Santa María La Ribera y San Simón Tolnahuac. Este grupo delictivo, La Unión Tepito, se encuentra vinculado a la venta y distribución de drogas al menudeo y a la extorsión en centros nocturnos ubicados en la Zona Rosa, la Condesa, en Polanco, entre otros.