Carlos Salomón Villuendas Adame, conductor del BMW que se estrelló sobre el Paseo de la Reforma dejando a cuatro personas sin vida, aseguró que trabaja como empleado en una paletería y sus ingresos mensuales no ascienden a los mil pesos.

Carlos Salomón Villuendas, quien conducía el BMW que chocó el pasado 31 de marzo, hecho en el que murieron cuatro personas, está en shock, aún no asimila lo sucedido y cada vez que tiene un momento de lucidez, pregunta por quienes lo acompañaban, pues cree que aún viven.

Según Eduardo Gómez, abogado del imputado, desde el día del choque, Villuendas está en esa condición, motivo por el cual declaró que trabajaba para su hermana y que gana mil pesos a la semana; actualmente se encuentra recluido en el Reclusorio Norte y recibe ayuda psicológica.

“Él está en shock postraumático, tiene momentos de lucidez y pregunta qué pasó y pregunta por quienes lo acompañaban. Desde el día del choque está así, por eso declaró que ganaba mil pesos a la semana”, detalló el litigante.

“Él es asesor financiero de una empresa, tiene solvencia económica. Sin embargo ahora nos preocupa su situación, aunque hay que dejar en claro que eso no lo exime de culpa”.

Gabriel Regino, abogado de la familia de Karla Saldaña (una de las cuatro víctimas), aseguró en entrevista con Francisco Zea para Imagen Radio que Villuendas declaró a la nueva Unidad de Evaluación de Riesgo – que se dedica a entrevistar a personas que son detenidas porque cometieron un hecho delictivo desde un enfoque psicológico, que existen en todos los estados del país- que trabaja como empleado de una paletería, sin embargo, la unidad quien indagó sobre los ingresos del conductor encontró que es socio de algunas empresas, información que tendrá que verificar el Ministerio Público.

Asegura que él no tuvo la culpa de la muerte de cuatro personas, que es inocente y que las víctimas en sí le dan igual, pues él no mató a nadie.

Supuestamente estaba sobrio

Carlos Salomón Villuendas, único sobreviviente del accidente en Paseo de la Reforma y Lieja el pasado 31 de marzo, podría quedar en libertad ya que, aseguró su abogado, no conducía en estado etílico. 

Eduardo Gómez, defensor del conductor del BMW, en entrevista para Radio Fórmula, declaró que su cliente podría quedar en libertad ya que las pruebas dieron negativo para el consumo de alcohol y drogas.

Declaró que su cliente no se negó a que le realizaran pruebas de sangre y orina, sino que fue un abogado de oficio el que no lo permitió en una primera instancia debido a que Villuendas se encontraba inconsciente.

Explicó que el choque ocurrió, aproximadamente a las 3:40 horas del 31 de marzo, y “una hora después ingresa a la Cruz Roja, hace sus necesidades fisiológicas y ese elemento se analiza. En ningún lugar del expediente dice que no se encuentra alcohol”; del documento se desprende “que llega alcoholizado y en estado combativo”.

Foto: EL DEBATE.
Foto: EL DEBATE.

El pasado viernes una Jueza vinculó a proceso a Carlos Salomón por el delito de homicidio culposo agravado y se determinó que en dos meses se realizará otra audiencia donde se ofrecerán nuevas evidencias. Mientras permanecerá encarcelado en el Reclusorio Norte.

Carlos Salomón Villuendas Adame, conductor del BMW que se estrelló sobre el Paseo de la Reforma dejando a cuatro personas sin vida, aseguró que trabaja como empleado en una paletería y sus ingresos mensuales no ascienden a los mil pesos.

Gabriel Regino, abogado de la familia de Karla Saldaña (una de las cuatro víctimas), aseguró en entrevista con Francisco Zea para Imagen Radio que Villuendas declaró a la nueva Unidad de Evaluación de Riesgo – que se dedica a entrevistar a personas que son detenidas porque cometieron un hecho delictivo desde un enfoque psicológico, que existen en todos los estados del país- que trabaja como empleado de una paletería, sin embargo, la unidad quien indagó sobre los ingresos del conductor encontró que es socio de algunas empresas, información que tendrá que verificar el Ministerio Público.

Sin seguro

 El automóvil BMW Serie 6 con placas de circulación C33AJS, propiedad deCarlos Salomón Villuendas Adame, no tiene póliza de seguro.

La carpeta de investigación del caso advierte que la defensa del sujeto no presentó los documentos de la aseguradora, por lo que, de ser encontrado culpable, deberá pagar de su bolsa los gastos a los deudos de las cuatro personas muertas en el accidente ocurrido el viernes de la semana pasada en Paseo de la Reforma.

En la entrevista de carácter administrativo que realiza personal del Tribunal Superior de Justicia capitalino (TSJCDMX) a las personas que serán judicializadas, el sujeto, de 33 años, aseguró que trabaja en una nevería y que gana mil pesos a la semana.

El accidente

Carlos Salomón, imputado en el choque de la avenida Reforma el pasado fin de mes, aseguró a las autoridades que no puede pagar la indemnización a las familias de las cuatro víctimas del accidente al argumentar que sólo gana mil pesos a la semana. Ante ésta situación, los agentes del Ministerio Público investigan sus actividades financieras y laborales.

Según lo asentado en el expediente 002/292/2017, el imputado, de 33 años, pidió un acercamiento con las familias para que los deudos le otorgaran el perdón; la defensa de Carlos buscaba explicarles que no se contaba con el monto suficiente para la reparación del daño, y con el otorgamiento del perdón, la defensa garantizaba también que el imputado no siguiera el proceso tras las rejas.

BMW destrozado tras el choque
BMW destrozado tras el choque

Parte de la investigación condujo a una empresa de seguridad privada, fundada por el padre del imputado y en la que aparece como administrador, al igual que su hermana. De esta empresa se dio a conocer que desde 2014 tienen una batalla legal con el padre, pues entre los tres se disputan la mayoría de las acciones.

La empresa la fundó José Luis, padre del imputado y ex comandante de la extinta Policía Judicial quien además estuvo en 2002 en el Reclusorio Oriente acusado de falsedad en declaraciones. La misma indagatoria detalló que Carlos Salomón es socio de un restaurante en Cuernavaca que era frecuentado por sus amigos.

Además, con base en investigaciones de la procuraduría capitalina, al imputado se le relaciona con un domicilio en la colonia General Anaya, delegación Benito Juárez, y otro más en Morelos; de ocupación dijo ser paletero con un sueldo de mil pesos, dinero con el cual, según los estudios, no podría pagar el auto del accidente.

No obstante, el BMW con placas C33JS está registrado a su nombre con un domicilio en San Bartolo El Chico, delegación Tlalpan. Debido a estas inconsistencias, la defensa de las víctimas pedirá al juez del caso que lo mantenga en prisión

Sigue proceso. Este viernes se llevará a cabo la audiencia de vinculación a proceso en la cual el juez que lleva el caso determinará si hay condiciones para que el imputado siga en el Reclusorio Norte o continúe el proceso en libertad como lo intentó hacer su defensa en la audiencia inicial, argumentando que el delito se podría calificar como homicidio culposo.

Sin embargo, la inconformidad de los deudos radica en que el imputado se negó a que le practicaran las pruebas de alcoholemia y toxicológicas, la cuales revelarían el grado del intoxicación con el que conducía el BMW blanco, agravante con la que perdería cualquier beneficio que otorga la nueva reforma penal a los imputados en algún delito no grave.

Esta negativa fue uno de los motivos principales por la que la familia de los deudos le negaron el perdón.

Misa. Este miércoles familiares de Carlos Roberto, una de las víctimas mortales, realizaron una misa en su honor en la iglesia San Ignacio de Loyola, en Polanco, donde más de 30 personas asistieron a la ceremonia.

Familiares y amigos despidieron a Carlos; mientras escuchaban la misa, algunos llevaban flores en las manos y se acercaron a la familia para darles el pésame.

Ni la alta velocidad a la que viajaba ni el estado de ebriedad en el que se encontraba el hombre que chocó su BMW en Paseo de la Reforma convencen a la mujer conocida como “Bruja Zulema”.

Ella está segura de que hay algo más tras el accidente, en el que murieron de forma aparatosa cuatro personas la madrugada del viernes.

Fue por eso que la noche de este martes acudió al sitio donde ocurrió la tragedia, para exorcizar con sus presuntos dones el aparente espíritu maligno que ocasionó el incidente.

Bruja Zulema. Foto: El Gráfico

“Santísima madre, madre mía, yo te hago presente, a los espíritus negativos de este lugar”, invocó frente a medios de comunicación.

Con ayuda de hierbas, una veladora, un muñeco oscuro y dos cabezas de dos personas de juguete, la esotérica intentó determinar quién había sido el responsable del impacto y realizó un ritual para que las víctimas descansaran en paz.

Los padres de las cuatro víctimas que perdieron la vida en este accidente quieren que además de que Carlos Salomón pague por su irresponsabilidad, que la tragedia no sea en vano.

Ellos fueron las víctimas

Karla, la administradora.

Emprendedora de nacimiento, su familia asegura que en los tiempos difíciles ella hizo todo lo posible para “levantarlos”. Por unos meses vendió de todo, incluso quesadillas, hasta lograr colocarse en una empresa prestigiada donde laboraba hasta el día del accidente.

En febrero pasado se comprometió con su novio; su boda fue en secreto y estaba por recibir el anillo de compromiso. Sus amigos dicen que quería sorprender a su familia con la boda en grande para junio. La joven pareja estaba organizando todo y juntando el capital para que no les faltara nada.

El día del accidente envió un mensaje a su novio y le dijo que no tenía planes de salir. Sin embargo, uno de sus mejores amigos —Luis Fernando— quien también murió en el accidente, la convenció de ir.

Karla. Foto: El Universal

Ivonne, la de turismo.

Era la más alegre. Con 25 años había logrado colocarse en un empresa crediticia donde tenía año y medio trabajando. En su perfil se Facebook se destaca una fotografía de ella mirando al horizonte y diversos viajes al extranjero.

Era muy amiga de Pili Villuendas, la hermana de Carlos Salomón, el que manejaba el BMW. Tenía una relación sentimental de seis meses. Sus amigos se preguntan qué hacía en el auto el día de los hechos pues cuando salía regularmente pedía taxi o cualquiera otro servicio de transporte.

De los cuatro, el suyo es de los perfiles más visitados, incluso en redes sociales su alegría se contagió a quienes quieren saber un poco más de las víctimas de la tragedia de Reforma, “siempre te vamos a extrañar”, posteó una de sus amigas 24 horas después de enterarse de la noticia.

Carlos Roberto, el activista.

Aventurero y con muchos amigos. Las fotografías en el mar, de campamento o viviendo una experiencia nueva son la constante en su muro; salía con sus familiares más cercanos o con su novia de varios meses de relación.

Destaca que, al igual que Carlos Salomón, era de Cuernavaca con varios años radicando y trabajado en la Ciudad de México.

De entre sus círculo de amistades se destacó por organizar los viajes de fin de semana, para él, cualquier lugar cercano era el idóneo para acampar y disfrutar de la naturaleza.

Le reconocen también su preocupación por el medio ambiente, los animales y en general, tratar de tener una buena relación entre los seres humanos, también con 25 años de edad, era de los más queridos del grupo.

Luis Fernando, el tecnólogo.

Siempre buscaba la libertad de expresión y emprendía proyectos digitales; dirigía la empresa R3D, red en defensa de los derechos digitales y era el más conocido pues gracias a su proyecto con frecuencia lo entrevistaban para hablar precisamente sobre la tecnología y las nuevas leyes.

También era activista con tendencia a la izquierda, varios de sus amigos pertenecían al circulo que apoyaba la iniciativa Galileo del PRD; sino embargo, dicen, no le conocían aspiraciones políticas.

Promovía mucho el uso de las redes sociales y de las aplicaciones, allegados tampoco entienden cómo se subió al vehículo, pues una de sus apuestas cuando salía era usar Uber; de su situación sentimental poco se sabe ya que su familia ha guardado silencio al enterrarse de la noticia.

Así sobrevivió

Ante esto, todos se preguntan cómo es que el sujeto sobrevivió al terrible accidente.

Carlos siendo llevado a prisión. Foto: Excélsior

El impacto partió el vehículo BMW a la mitad. Algunas fotografías permiten observar que la fuerza del choque arrojó a las víctimas fuera del automóvil.

El conductor, dijo el jefe de Gobierno, logró sobrevivir gracias a la activación de las bolsas de aire. De hecho cuando los cuerpos de emergencia llegaron a la zona, en un primer momento no habían observado al conductor, porque había quedado cubierto por las bolsas de protección.

El hombre solo resulto con golpes en varias partes del cuerpo.

Tenía 24 horas drogado

Según el conductor del BMW, un pestañeo, un instante de descuido fue lo que derivó en la tragedia de Reforma donde cuatro personas murieron.

Según la Carpeta de Investigación CI-FCH/CUH-5/UIC/D/689/03-2017 y la judicial 002/292/2017, el presunto responsable Carlos Salomón se quedó dormido y nunca se dio cuenta de que alcanzó los 180 kilómetros.

Veinticuatro horas antes había salido de fiesta, para el día de la tragedia estaba desvelado, cansado y alcoholizado, por lo que buscó “seguir en ambiente”. Cuando llegó el momento de retirarse de la fiesta en Polanco no imaginó que el cansancio lo alcanzaría; en un pestañeo, su pie derecho lo fue sintiendo poco a poco más pesado y hacía presión en el acelerador.

BMW destrozado tras el choque
BMW destrozado tras el choque

Ni el copiloto ni los acompañantes en la parte trasera tenían puesto el cinturón de seguridad y tampoco se percataron del “pestañeo”, pues según el peritaje de la procuraduría capitalina todo ocurrió en segundos.

Para su mala fortuna se impactaron con un poste de acero puro de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), con 30 centímetros de diámetro. El impacto fue brutal; sin embargo, el poste no se movió. De camino a la Cruz Roja, Carlos Salomón aún se preguntaba qué había pasado. Una vez consciente negó toda prueba de alcoholemia y de cualquier otra sustancia.

La procuraduría capitalina le realizó exámenes y encontró alcohol y drogas en su organismo, por lo que podría alcanzar una pena de hasta 20 años de prisión.

BMW destrozado tras el choque
BMW destrozado tras el choque

A él lo salvó usar el cinturón de seguridad y que sus manos estaban al volante, al momento de sentir el impacto se aferró a éste y aunque el golpe le hizo perder la conciencia por momentos, sólo resultó con raspones.

Por esta situación los familiares exigen que el imputado sea sometido a pruebas toxicológicos para saber exactamente en qué condiciones tomó el volante.

Acusan a Barezzito

Los padres de las víctimas analizan la posibilidad de imputar al Bar Barezzito, lugar del que salieron los jóvenes el día de los hechos, pues se preguntan cómo es que los encargados fueron omisos y siguieron vendiendo bebidas alcohólicas al chofer a pesar de su condición.

También analizan imputar civil y penalmente a la empresa de valet parking —en caso de que se tenga contratada a alguna— por darle las llaves del auto a Carlos Salomón y permitirle conducir en el estado que se encontraba. Los deudos aseguran que el accidente se pudo prevenir, si en el Barezzito o los encargados del estacionamiento no los hubieran dejado subir al vehículo.

De igual manera han solicitado a la defensa y al Ministerio Público que mantengan al imputado en prisión a través de la medida cautelar justificada, ya que al tener solvencia económica podría sustraerse de la justicia, además de que no demostró legalmente que efectivamente tenga una residencia oficial en la ciudad.

Los familiares de las víctimas dicen que acudirán el próximo viernes a la audiencia de vinculación a proceso del imputado del accidente.

Presumía sus bienes

Luego de conducir ebrio un automóvil BMW, chocar en Paseo de la Reforma y matar a cuatro personas, Carlos Villuendas, el conductor que ahora está detenido, desapareció sus cuentas de redes sociales.

Testigos del lugar mencionaron que antes de quitarle la vida a cuatro personas, él estuvo presumiendo su vehículo con sus amigos.

Esto, después del accidente que sufrió la madrugada del pasado viernes, así como de la información presentó Excélsior acerca de que a través de Facebook  ofertó en el grupo “BRB Group” el BMW, con placas C33-AJS, el mismo auto que conducía cuando chocó.

Vendo excelente deportivo BMW 650i 2007, perfectas condiciones, solo para conocedores y exigentes”, publicó Villuendas el pasado 22 de marzo en esa red social.

En su perfil, el sujeto de 33 años de edad tenía fotografías en fiestas y en ellas se le aprecia con vasos o copas de lo que parece ser alcohol.

Ahora,la juez de Control de la Procuraduría de justicia Capitalina, Gloria Hernández Franco, impuso a Villuendas prisión preventiva por el delito de homicidio culposo agravado por privar de la vida a las cuatro personas con las que viajaba cuando se estrelló a más de 180 kilómetros por hora contra un poste en Paseo de la Reforma.

Conoció a sus víctimas

Minutos antes de la tragedia se conocieron. Fue en un fiesta en la zona de Polanco donde Carlos Salomón, conductor del BMW blanco que se partió a la mitad al impactarse contra un poste sobre Reforma, vio por primera vez a Karla, Ivonne y a Carlos Roberto. Todo porque su vecino Luis Fernando fue el primero que inició la conversación con ellos.

Festejaron y bebieron hasta cerca de las 03:00 de la madrugada del viernes 31 de marzo, cuando Luis Fernando ofreció un “aventón” a Karla, pues dijo que a él y a su amigo Carlos Salomón les quedaba de paso su domicilio. Ésta le pidió a Ivonne —a quien también la acababa de conocer— que no la dejara sola y que se fuera con ella. A su vez, Ivonne le pidió a Carlos Roberto que se fuera con ellos, quien también accedió.

Todo ello lo declaró Carlos Salomón al Ministerio Público y quedó asentado en la carpeta de investigación CI-FCH/CUH-5/UIC/D689/0317.

El accidente se registró a las 03:33 horas del pasado viernes, luego de que Carlos Salomón perdiera el control del automóvil que conducía a más de 180 kilómetros por hora, según revelan los primeros peritajes del percance. Sobre la banqueta quedaron los cuerpos de sus acompañantes, dos de ellos decapitados, mientras que él sólo sufrió de un par de raspones.

En la sala de urgencias de la Cruz Roja sólo pudo responder a los agentes que él conducía el vehículo. Ahí se confirmó que había rebasado los límites de alcohol permitidos.

Ayer por la tarde se presentó a la audiencia que encabezó la juez de Control Gloria Hernández Franco, en la que por recomendación de su abogado no reveló más detalles de lo ocurrido esa trágica noche, pues la intención era que le fincaran el delito de homicidio culposo.

Carlos Salomón, durante un receso de 20 minutos de la audiencia. Fuente: El Universal

En contra parte, el Ministerio Público explicó que la mecánica de hechos indicaba que Carlos Salomón manejaba alcoholizado y a exceso de velocidad, lo que representa “un riesgo para él, sus amigos y la sociedad”.

Después de escuchar ambos argumentos, la juez de Control Gloria Hernández Franco dictó la medida cautelar de prisión preventiva justificada al conductor por el delito de homicidio culposo agravado en hecho de tránsito. El abogado solicitó también que su situación jurídica se defina en la duplicidad del término constitucional de 144 horas, por lo que se fijó audiencia para el próximo viernes 7, en la que la impartidora de justicia resolverá si lo vincula o no a proceso.

“No daremos perdón”. En la audiencia estuvieron familiares de las víctimas; las madres no daban crédito a que Carlos Salomón había salido ileso del accidente y ahora estuviera pidiendo no ir a la cárcel. En algún momento del proceso los abogados defensores y familiares del conductor del auto se acercaron con los deudos a dialogar y pedirles el perdón para concluir lo más pronto posible.

La respuesta fue tajante: “Que se pudra, hizo a mi hija pedazos, que sufra lo que nosotros”. Después de esto las otras cuatro familias acordaron no otorgarle el perdón.

Evitaron cualquier acercamiento con medios de comunicación; incluso se molestaron cuando se les mostró una imagen de Carlos Salomón dormido en una de las sillas de una sala anexa, mientras sus abogados delineaban su defensa en un receso de 20 minutos que dio el juzgador.

Al final de la audiencia los deudos se retiraron y dieron a conocer que el próximo viernes ahí estarán para seguir el proceso; pues, dijeron, es lo menos que merecen todos sus muertos después del trágico accidente.

Texto publicado originalmente en: El Debate